Portada

Quién era Esquilo?

Sus Libros

Los Siete contra Tebas

Agamenón

Los Persas

Las Coéforas

Las Euménides

Los Suplicantes

Prometeo Encadenado

" Pido a los dioses que me libren de este penoso trabajo, de esta guardia sin fin que estoy haciendo en lo alto del palacio de los Atridas, todo el año alerta como un perro, contemplando las varias constelaciones de los astros de la noche... Siempre esperando... Llega la noche, mas no viene con ella el reposo a mi lecho húmedo de rocío. Jamás le visitan los sueños; en vez del sueño, es el temor quien se sienta a mi cabecera y no me deja cerrar los ojos al descanso. ...¡Venga por fin el dichoso instante que me vea libre de esta fatiga! ¡Aparezca en medio de la noche el fuego de la buena nueva!
...
Ah condición de las cosas humanas! Prósperas, una sombra puede darles la vuelta; si viene el infortunio, una esponja mojada, arrojada contra ellas, borra el dibujo. Es esto mucho más que aquello, lo que me mueve a la piedad. "

PERICLES

Viendo César en Roma ciertos forasteros ricos que se complacían en tomar y llevar en brazos perritos y monitos pequeños, les preguntó, según parece, si las mujeres en su tierra no parían niños; reprendiendo por este término, de una manera verdaderamente imperatoria, a los que la inclinación natural que hay en nosotros al amor y afecto familiar, debiéndose a solos los hombres, la trasladan a las bestias. Puesto que nuestra alma es por naturaleza curiosa y ávida de espectáculos, ¿no es razonable censurar a los que abusan de este instinto, consagrándolo a lecciones y espectáculos indignos de atención y despreocupándose, por otra parte, de las cosas bellas y útiles?

Seguir leyendo »»»

ARTÍCULOS

SÓFOCLES Y EURÍPIDES


ENLACES

CLÁSICOS GRIEGOS
Departamento de Filología Clásica. Universidad de Salamanca

LATÍN
Web sobre Latín Online

OVIDIO
Clásico Romano autor de Ars Amandi

POLIBIO
El historiador más prestigioso de la antigüedad

SOFOCLES
Poeta y padre del Teatro Clásico

LAS EUMÉNIDES

PERSONAJES

La profetisa Pitia
Apolo
Hermes
Orestes
Sombra de Clitemnestra
Coro de Euménides
Atenea
Acompañantes

La acción se inicia en Delfos, ante el templo de Apolo. La profetisa entra por la derecha y se dirige hacia la puerta del templo, que está cerrada. Antes de entrar invoca a los dioses.

LA PITIA. Primeramente, con esta oración honro, entre los dioses, a la primera profetisa, la Tierra; después de ésta a Temis, que, según se dice, se sentó la segunda en este lugar profético de la madre; a su vez como tercera, con el permiso de Temis y sin violencia de nadie, otra Titánida, hija de la Tierra, se estableció, Febe; y ella lo ofrece como presente natalicio a Febo, que recibe este nombre sacado del de la diosa. Dejando el lago y la cima rocosa de Delos, arriba a las playas de Palas, frecuentadas de navíos, y llega por fin a esta tierra y las moradas del Parnaso. Le escoltan y grandemente veneran los constructores de caminos, hijos de Hefesto, amansando una tierra salvaje. A su llegada le tributan grandes honores el pueblo y Delfos, el señor que gobierna este país. Zeus, habiendo llenado su mente de un arte divino, lo coloca, cuarto profeta, en el trono. Y Loxias es hoy el intérprete de su padre Zeus. A estos dioses me dirijo en el comienzo de mis oraciones. Pero Palas Pronaia tiene en las historias un lugar privilegiado; y también adoro a las ninfas que habitan la gruta de Coricio, grata a las aves, morada de las diosas; Bromio reina allí, no lo olvido, desde el día en que este dios condujo a la lucha a las bacantes y acosando a Penteo como a una liebre le dio muerte. Invoco, en fin, las fuentes de Plisto, y el poder de Poseidón, y Zeus Supremo, que todo lo cumple; después, profetisa, me siento, en mi trono. Que los dioses me permitan conseguir obtener ahora, como antes, la mejor entrada posible al santuario Y si hay peregrinos de Grecia, que se aproximen según el turno señalado por la suerte, como es costumbre; pues yo profetizo como me dicta el dios.

(La profetisa entra en el templo y vuelve a salir asustada ante el espectáculo de Orestes rodeado de la Erinis.)

¡Oh! Una escena horrible de decir, horrible de ver, me hace salir del santuario de Loxias, tanto que estoy sin fuerzas ni puedo permanecer de ayuda de pie; corro con ayuda de las manos, no por la agilidad de mis piernas. Una vieja aterrada no es nada, o más bien, es un niño. Yo iba hacia el fondo del santuario coronado de guirnaldas, cuando veo sobre el ombligo a un hombre odioso a los dioses, sentado, en la actitud de un suplicante, con las manos goteando sangre, una espada recién sacada de una herida y una rama cimea de olivo, cuidadosamente coronada de cintas larguísimas o, para decirlo más claramente, de vellón blanco. Delante de este hombre, un extraño grupo de mujeres duerme, sentado en sitiales; no mujeres, ¿qué digo?, Gorgonas; y ni siquira las compararé a tales figuras. Las he visto poco ha, en un cuadro, llevándose la comida de Fineo; pero éstas no tienen alas, son negras y del todo repugnantes; roncan con resuellos esquivos; de sus ojos destila un horrible lagrimeo; su vestido no es justo llevarlo ni delante de las estatuas de las diosas ni en las mansiones del hombres. No, nunca he visto la raza de esta tropa, ni sé qué país se jacta de alimentar impunemente tal género sin que se arrepienta de este afán. De lo que sigue, cuídese el propio señor de este palacio, el poderoso Loxias: él es profeta médico, intérprete de prodigos y purificador de las casas ajenas.

(Sale. En el interior del templo están Apolo, Hermes, Orestes y las Erinis.)

APOLO. No, yo no te traicionaré. Hasta el final será tu protector, de cerca, de lejos, y no seré benigno a tus enemigos. Tú ves, ahora, cautivas a esas furiosas: vencidas por el sueño, las vírgenes abominables, viejas muchachas de un antiguo pasado, a las que nadie se acerca, ni dios, ni hombre, ni bestia. Nacieron para el mal, ya que habitan las dañinas tinieblas y el Tártaro subterráneo, odioso a los hombres y a los dioses olímpicos. Sin embargo, huye y no te acobardes: te perseguirán a través de un vasto continente, por cualquier tierra que pise tu huella vagabunda y allende el mar y las ciudades rodeadas por las olas. Pero no te canses de pacer tu afán. Y tan pronto llegues a la ciudad de Palas, siéntate rodeando con tus brazos la antigua imagen. Y allí con jueces de nuestra causa y palabras embelesadoras, hallaremos la forma de liberarte por siempre de tus sufrimientos; pues yo te persuadí de matar a tu madre.

ORESTES. Soberano Apolo, tú sabes no ser injusto; puesto que es así, aprende también a no ser negligente. Tu fuerza es garantía de tus beneficios.

APOLO. No te olvides de mis palabras: que el miedo no venza tu corazón. Y tú, sangre fraterna, hija de un padre común, Hermes, guárdalo; fiel a tu nombre, sé el conductor que guíe a mi suplicante. Zeus, en verdad, honra este respeto de los proscritos, que se presenta a los mortales con próspera suerte.

(Apolo desaparece. Hermes y Orestes salen del templo y se alejan. Aparece la Sombra de Clitemnestra.)

SOMBRA DE CLITEMNESTRA. ¿Cómo podéis dormir? ¡Ah! ¿Qué necesidad tengo de gente que duerme? Yo, menospreciada así por vosotras entre los restantes muertos, no, ceso de oír reproches en boca de los difuntos porque, maté, y voy errante

vergonzosamente. Os declaro que me achacan un gran crimen, y después que he sufrido, un destino terrible de parte de los que más quería, ninguno de los dioses se indigna por mí, degollada por manos matricidas. Mira estos golpes con tu corazón: porque durmiendo, el alma se ilumina con los ojos, mientras que de día es incapaz de prever la suerte de los mortales. ¿No habéis saboreado a menudo mis ofrendas, libaciones sin vino, brebajes calmantes? ¿No os he ofrecido solemnes banquetes nocturnos sobre un hogar de fuego, en una hora no compartida con los otros dioses? Y todo esto lo veo pisoteado por tierra. Éste se ha escapado y huye como un cervato; saltando ágilmente ha salido de las redes y se ha burlado de vosotras. Escuchadme: he hablado porque se trata de mi vida. ¡Recobrad el sentido, diosas subterráneas! En sueños, ahora yo, Clitemnestra, os llamo.

CORO. (Quejido.)

SOMBRA DE CLITEMNESTRA. Sí, podéis quejaros, pero el hombre se os escapa, muy lejos. Porque tiene amigos, no míos, a quien dirigirse.

CORO. (Quejido.)

SOMBRA DE CLITEMNESTRA. Duermes demasiado y no tienes compasión de mis sufrimientos. Orestes, el asesino de esta madre, ha desaparecido.

CORO. (Quejido.)

SOMBRA DE CLITEMNESTRA. Refunfuñas, duermes. ¿No te le vantarás pronto? ¿Qué función te ha sido encomendada sino hacer sufrir?

CORO. (Quejido.)

SOMBRA DE CLITEMNESTRA. El sueño y la fatiga, en su conjura

soberana, han embotado la furia de la terrible dragona.

CORO. (Doble gemido estridente.) ¡Coge, coge, coge, coge ¡Vigila!

SOMBRA DE CLITEMNESTRA. Persigues en sueños a una fiera y aúllas como un perro que no deja nunca la inquietud de su trabajo. ¿Qué haces? Levántate, no te dejes vencer por el cansancio. Ablandada por el sueño, no olvides el ultraje. Deja atormentar tu corazón con estos justos reproches: para los sensatos sirven de aguijones. Y tú lanza tu jadeo sangrante sobre este hombre, consúmelo con tu aliento, con el fuego de tu vientre. Síguelo, marchítalo con otra persecución.

(Desaparece.)

CORIFEO. Despiértate y despierta a tu vecina, como yo a ti. ¿Duermes? Levántate, cocea el sueño y veamos si hay algo inútil en este preludio.

CORO. ¡Ah, ah! ¡Qué desgracia! ¡Cuánto sufrimiento, amigas!

Mucho, en verdad, he sufrido yo y en vano.

Hemos sufrido un infortunio de grave dolor, ¡oh dioses!, un mal insoportable.

Ha escapado de la red y ha huido la fiera.

Vencida del sueño, he perdido la caza.

¡Ah, hijo de Zeus, eres un ladrón! .

Joven numen, has pisoteado antiguas divinidades. Honrando a tu suplicante, hombre impío, cruel a sus padres.

Nos has robado a un matricida, tú que eres un dios.

¿Cuál de estas cosas te diré que es justa?

Del fondo de los sueños me ha llegado un reproche y, como un aguijón que el cochero empuña por el miedo, me ha herido el corazón, el hígado. Todavía siento, bajo el látigo de un verdugo feroz, un doloroso, dolorosísimo escalofrío.

Así actúan los dioses jóvenes que todo lo gobiernan injustamente. El sitial que destila sangre de cabeza a pies, el ombligo del mundo, se vé cargado con horrible mácula sangrienta.

Él, que es un adivino, por propio impulso, por propia invitación, ha ensuciado el santuario con una mancha doméstica, honrando a los mortales contra la ley, los dioses, ha desterrado las antiguas Moiras.

A mí me es odioso y no me lo arrancará; ni que huya debajo de la tierra, nunca será liberado. Siendo un maldito, dondequiera que vaya, encontrará otro vengador sobre su cabeza.

(Aparece Apolo.)

APOLO. ¡Fuera!, os lo mando; salid aceleradamente de esta casa, vaciad el santuario profético, si no queréis recibir la blanca serpiente alada que, saltando del arco de oro, os hará arrojar con dolor la negra espuma sacada de los hombres, vomitando los grumos de sangre que les habéis chupado. No, no es propio de vosotras acercaros a esta casa, sino allí en donde hay sentencias que cortan cabezas y vacían ojos, donde hay degüellos, donde, con la destrucción de la simiente, se pierde la flor viril de los niños, donde se mutila, donde se lapida, donde gruñen un largo lamento los hombres clavados por la espalda. ¿Oís, monstruos malditos de los dioses, las fiestas que os deleitan? Todo vuestro aspecto concuerda con estos horrores: vuestra morada propia sería la cueva de un león que se ahíta de sangre y no manchar con vuestra presencia estos lugares proféticos. Id, paced sin pastor: de tal grey ningún dios es amigo.

CORIFEO. Soberano Apolo, escucha a tu vez. Tú mismo eres, no cómplice, sino el único causante, el que tiene la culpa de todo lo que ha sucedido.

APOLO. ¿Cómo? Explica, alarga tus razones.

CORIFEO. Tu oráculo mandó a tu huésped matar a su madre.

APOLO. Mi oráculo le dijo que condujera la venganza de un padre. ¿Qué, pues?

CORIFEO. Y luego te hiciste protector de la sangre reciente.

APOLO. Y le encargué que se refugiara en esta casa.

CORIFEO. ¿Y por qué insultas a esta escolta?

APOLO. Porque no es propia para entrar en mi morada.

CORIFEO. Pero nos ha sido asignada esta tarea.

APOLO. ¿Cuál es esta honorable función? Cuéntame esta antigua prerrogativa.

CORIFEO. Nosotras arrojamos a los matricidas de sus casas.

APOLO. ¿Qué? ¿Y la mujer que se deshace del marido?

CORIFEO. Ella no ha dado muerte a un ser consanguíneo.

APOLO. Tú menosprecias por completo y en nada tienes los pactos nupciales garantizados por Zeus y por Hera. Y Cipris, es rechazada indignadamente por tus razones, ella que otorga a los mortales las más dulces alegrías. Pues el lecho en donde el destino une al hombre y a la mujer y sobre el cual vela la Justicia, es más fuerte que un juramento. Si con los que se matan entre ellos eres tan benigna que ni te preocupas ni los miras con ira, niego que seas justa desterrando a Orestes; pues veo que hay casos en que mucho te enfadas y otros que los tomas visiblemente con más calma. Pero la diosa Palas juzgará los derechos de ambas partes.

CORIFEO. Mas yo nunca abandonaré a ese hombre.

APOLO. Tú persíguelo, pues, y aumenta tus desgracias.

CORIFEO. No busques con tus palabras cercenar mis honores.

APOLO. No aceptaría tener tales prerrogativas.

CORIFEO. Porque tú, según se dice, eres poderoso al lado de Zeus; pero yo, puesto que me empuja la sangre de una madre, voy con mi venganza tras este hombre y le sigo las huellas .

APOLO. Y yo socorreré a mi suplicante y lo salvaré. Terrible para los mortales y los dioses es la cólera de un suplicante, si alguien lo traiciona voluntariamente.

(El coro sale. La escena cambia. Se ve a Orestes abrazado a la estatua de Atenea, en la acrópolis de Atenas.)

ORESTES. Soberana Atenea, por orden de Loxias he venido; recibe benignamente a un maldito, no manchado ni impuro de manos, sino a uno enervado y gastado de restregarse por casas ajenas y por los caminos de los hombres. Atravesando igualmente tierra y mar, dócil a los preceptos proféticos de Loxias, llego a tu morada y abrazado a tu imagen, diosa, aquí permanezco esperando el resultado del juicio.

(Llega el coro de las Erinis.)

CORIFEO. Bien; esto es una señal manifiesta del hombre; sigue los indicios del mudo delator. Como un perro a un cervato herido, así nosotras rastreamos las gotas de sangre. Con tantas agotadoras fatigas, mi pecho jadea; he recorrido toda la Tierra

y en vuelo sin alas he pasado por encima de las olas persiguiéndolo ligera como un navío. Y ahora aquí, en algún lugar, se ha acurrucado: el olor de la sangre humana me halaga.

CORO. Mira, mira bien, registra por todas partes, no sea que el matricida en huida furtiva escape sin castigo.

Míralo, de nuevo ha encontrado apoyo. Abrazado a la estatua de una diosa inmortal, quiere someter a juicio la obra de sus manos.

Mas esto no es posible. La sangre materna, una vez derramada, ¡ay!, es difícil de recoger: el líquido vertido en el suelo desaparece.

Tú, en resarcimiento, de tus miembros todavía palpitantes has de darme a sorber la roja ofrenda de tu sangre. ¡Que en ti encuentre el alimento de horrenda bestia!

Y una vez consumido en vida, te arrastraré bajo tierra, para que expíes con tormentos tu acción matricida.

Allí veras que si algún otro mortal pecó ofendiendo impíamente a un dios, a un huésped o a sus padres, todos tienen el castigo que en justicia se merecen.

Gran juez de los mortales es Hades bajo tierra, y todo lo ve y registra en su mente.

ORESTES. Yo, enseñado en la desgracia, conozco muchos ritos de purificación y cuándo es justo hablar e igualmente callar; y, en este presente caso, he recibido de un sabio maestro la orden de hablar; pues la sangre de mi mano duerme y se desvanece, y está lavada la mancha de la muerte de mi madre. Estando todavía fresca la he disipado con la ofrenda expiatoria de un cerdo en el hogar del dios Febo; y me sería muy largo de referir desde el principio a cuantos me acerqué con un contacto inocuo. El tiempo, al envejecer, todo lo supera. Ahora, pues, con boca pura invoco reverentemente a la soberana de esta tierra, a Atenea, que venga en mi ayuda. Ella, sin lanza, conquistará en mí y en el pueblo de la tierra argiva un aliado fiel en justicia y para siempre. Mas, ya sea que por las regiones del país líbico, alrededor de las corrientes del nativo Tritón, vaya,

de pie o sentada, en ayuda de los amigos; ya sea que, como un audaz jefe de guerra, inspeccione la llanura de Flegra, le ruego que venga -pues un dios oye incluso de lejos- y me libre de estos males.

CORIFEO. No, ni Apolo ni la fuerza de Atenea podrían salvarte de ir a la perdición, abandonado de todos, sin saber dónde hay un rincón de alegría en tu corazón, sombra sin sangre, pasto de las diosas. ¿No respondes, sino que rechazas, escupiendo, mis palabras, tú alimentado y consagrado para mí? Vivo, sin ser degollado en el altar, serás mi banquete; y ahora vas a oír el himno que te encadenará.

(Las Erinis rodean la estatua de Atenea y forman un círculo alrededor de Orestes.)

CORO. Ea, pues, entrelacemos una danza, ya que estamos decididas a entonar un horrendo canto y a decir cómo nuestra tropa reparte los destinos entre los hombres.

Creemos ser rectas justicieras, ninguna ira nuestra acosa al hombre que presenta manos puras y su vida transcurre sin daño. Pero cuando un pecador, como éste, oculta unas manos ensangrentadas, entonces viniendo, testigos veraces, en socorro de los muertos aparecemos al fin como vengadoras de la sangre.

Madre que me diste a luz, ¡oh madre Noche!, para castigo de los muertos y de los vivos, escucha.

Pues el hijo de Leto me priva de honores, arrebatándome esta liebre, legítima ofrenda en expiación de la sangre marchitamiento de los mortales.

Esta es la tarea que la inflexible Moira me asignó demencia!, alucinador, que pierde el alma, el himno de las Erinis, encadenador de los sentidos, sin lira, marchitamiento de los mortales.

Esta es la tarea que la inflexible Moira me asignó en perpetua posesión: acompañar a los mortales que en su locura se han precipitado a crímenes consanguíneos, hasta que descienden bajo tierra, pero, incluso muertos, no serán del todo libres.

Pero para la víctima he aquí nuestro canto, demencial, alucinador, que pierde el alma, el himno de las Erinis, encadenador de los sentidos, sin lira, marchitamiento de los mortales .

Ya al nacer nos fue asignada esta función que rehúyen las manos de los dioses. Ninguno toma parte en nuestros banquetes. Pero estoy excluida de las ropas blancas, no son cosa mía.

Me incumbe la destrucción de las casas cuando Ares, doméstico, mata a un pariente. Entonces, ¡ah!, le perseguimos y, por poderoso que sea, le anonadamos por efecto de la sangre reciente .

Nos damos prisa en quitar a otro estos afanes, en procurar la inmunidad de los dioses con mis cuidados, para que no hayan de instruir proceso. Pues Zeus ha juzgado indigno de su audiencia la abominable estirpe de los que gotean sangre.

Me incumbe la destrucción de las casas cuando Ares, doméstico, mata a un pariente. Entonces, ¡ah!, le perseguimos y, por poderoso que sea, le anonadamos por efecto de la sangre reciente .

Las glorias humanas, aun las más augustas bajo el cielo, se derriten y consumen por tierra, humilladas ante el asalto de nuestros negros velos y las maléficas danzas de nuestro pie.

Saltando con vigor desde lo alto, dejo caer pesadamente la fuerza de mi pie, y se quiebran las piernas de los ágiles corredores, desgracia insoportable.

Cae, sin saberlo, en el delirio pernicioso; tales tinieblas extiende sobre el hombre su crimen; y una voz de muchos gemidos proclama que una bruma sombría envuelve toda la casa.

Saltando con vigor desde lo alto, dejo caer pesadamente la fuerza de mi pie, y se rompen las piernas de los ágiles corredores, desgracia insoportable.

Así permanece nuestro destino: ingeniosas, tenaces, memoriosas de los males, inexorables a los mortales somos las Venerables, que cumplimos un oficio despreciado y deshonroso, separadas de los dioses en la mansión tenebrosa, tarea nefasta por igual a los que ven la luz del sol y a los que están privados de ella.

¿Quién de los mortales no siente respeto y temor al oír la ley que nos ha fijado la Moira y que han ratificado los dioses? Conservo mi antiguo privilegio y no permanezco sin honores, aunque tengo mi lugar bajo tierra y en tinieblas sin sol.

(Se aparece Atenea.)

ATENEA. Desde lejos he oído el clamor de una voz, desde el Escamandro, cuando tomaba posesión de la tierra, espléndida porción de los tesoros conquistados a punta de lanza, que los caudillos y príncipes de los aqueos me asignaron del todo y para siempre, presente escogido para los hijos de Teseo. Desde allí he venido moviendo un pie infatigable, sin alas, haciendo resonar el seno de la égida, después de haber uncido este carro a potros vigorosos. Y ahora al ver esta tropa nueva en este país, no tiemblo, pero un asombro se ofrece a mis ojos. ¿Quiénes sois? A todos en común lo digo: a ese extranjero sentado junto a mi estatua y a vosotras que no os parecéis a ninguna raza humana: ni los dioses os ven entre las diosas ni por la forma sois semejantes a los mortales. Pero hablar mal de los demás sin motivo de reproche está lejos de lo justo y permitido.

CORIFEO. Lo sabrás todo enseguida, hija de Zeus: somos las sombrías hijas de la Noche, y en las mansiones subterráneas somos denominadas las Imprecaciones.

ATENEA. Ya sé vuestro linaje y el sobrenombre que os dan.

CORIFEO. Pues ahora pronto sabrás mis honores.

ATENEA. Podré enterarme de ello si hablas un lenguaje claro.

CORIFEO. Echamos fuera de sus casas a los asesinos.

ATENEA. Y para el asesino, ¿dónde está el término de su huida?

CORIFEO. Donde la alegría es por completo desconocida.

ATENEA. Así, ¿es ésta la huida a la qué, con tus gritos, condenas a este hombre?

CORIFEO. Sí, porqué creyó justo ser él asesino dé su madre.

ATENEA. Pero ¿lo ha hecho por necesidad o por miedo a la cólera dé alguien?

CORIFEO. ¿Qué aguijón puede obligar a matar a una madre?

ATENEA. Estando presentes las dos partes, sólo he oído la mitad dé la causa.

CORIFEO. Pero él no quiere ni aceptar ni prestar él juramento.

ATENEA. Tú prefieres pasar por justa más qué serlo.

CORIFEO. ¿Cómo? Explícate, pues no carecemos dé sabiduría.

ATENEA. Quiero decir qué con juramentos la injusticia no triunfa.

CORIFEO. Entonces interroga y pronuncia una sentencia justa.

ATENEA. Así, ¿me confías a mí la decisión dé la causa?

CORIFEO. ¿Cómo no? Té honro dignamente tal como té mereces.

ATENEA. ¿Qué quieres responder por tu parte, extranjero, a éstas acusaciones? Mas, dinos tu país, tu linaje y tus desgracias y luego defiéndete dé este reproche. Si confiando en ¡ajusticia té has sentado, abrazándote a mi imagen, cerca dé mi hogar, venerable suplicante a la manera dé Ixión, responde cumplidamente a todas mis preguntas.

ORESTES. Soberana Atenea, ante todo voy a eliminarte una gran preocupación qué sé desprende dé tus últimas palabras: no soy culpable ni con manos impuras me he sentado junto a tu imagen. Té daré dé ello una gran prueba: es ley qué él hombre manchado no hablé con nadie hasta qué efusiones dé sangré expiatoria dé un animal recién nacido le ensangrenten por obra dé un varón. Hace tiempo qué me he purificado en otras casas, con víctimas y con líquidas corrientes. Así, digo, quítate dé encima ésta preocupación.

En cuanto a mi linaje vas a saberlo en seguida. Soy argivo, y mi padre, bien le conoces. Agamenón, jefe del ejército naval con él qué hiciste qué Ilión, la ciudad dé los troyanos, desapareciera como tal ciudad. Falleció sin gloria este monarca, al regresara palacio: mi madre, dé negro corazón, lo mató envolviéndolo en intrincados lazos qué testimoniaban él asesinato en él baño. yo, volvía a la patria, pues antes estuve exiliado, maté, no lo niego, a la qué me dio a luz, muerte con muerte pagando en venganza dé mi queridísimo padre. Pero dé éstos hechos, juntamente conmigo, es responsable Loxias, qué me predijo sufrimientos, a manera dé aguijones dé mi corazón, si dejaba dé cumplir alguna dé sus órdenes contra los culpables. Tú juzga si he obrado o no justamente: cualquiera qué sea tu sentencia me someteré a ella del todo.

ATENEA. El asunto es sumamente gravé, si algún mortal cree poder juzgarlo; pero tampoco me es lícito resolver en causas dé muerte perpetradas en un arrebato dé ira, máxime cuando, realizado todo rito expiatorio, té presentaste como suplicante puro y sin daño para mi morada, y cuando té admito en mi ciudad libré dé culpa. Mas éstas tienen una función no fácil dé aplacar, y si no consiguen un resultado victorioso, luego él veneno dé su corazón, cayendo sobré este país, será un perpetuo é intolerable azoté. Tal es la situación: lo mismo si sé quedan qué si las expulso, es causa dé graves dolores, es difícil para mí. Con todo, ya qué él asunto ha llegado a tal extremo, escogeré jueces dé la sangré vertida, obligados por juramentos y constituiré un tribunal para siempre.

Ahora vosotros llamad a los testigos y las pruebas, auxiliares juramentados dé la justicia. Cuando haya escogido a mis mejores ciudadanos, volveré para qué decidan esté caso verídicamente, sin transgredir en nada los juramentos con ánimo injusto.

(Sale Atenea.)

CORO. Hoy habrá un desquiciamiento por obra dé las leyes nuevas, si triunfa la causa y la ofensa dé este matricida. Esta acción armonizará a todos los mortales con la licencia: mu-

chas, en verdad, dolorosas heridas, abiertas por los propios hijos, aguardaran a los padres con el tiempo.

Porque ninguna ira de las ménades que vigilan a los mortales perseguirá estos desmanes; dejaré realizar todo destino de muerte. Uno irá preguntando a otro, mientras cuenta los males del vecino, el fin o el alivio de estas miserias, y en vano se consolarán, desgraciados, con remedios no seguros.

Que nadie herido por la desgracia me invoque, pronunciando estas palabras: «Oh Justicia, oh trono de las Erinis». Quizá un padre o una madre, recién ofendidos, gemirán lastimosamente, puesto que se hunde la morada de la justicia.

Hay casos en que es bueno el temor y, guardián de los corazones, debe permanecer entronizado. Es difícil aprender la sensatez bajo el dolor. ¿Quién, pues, ciudad o mortal igualmente, si en su corazón nada teme bajo el sol, podrá venerar la justicia?

No alabes ni una vida anárquica ni sometida a un déspota. A toda medida otorga Dios el poder; lo demás lo gobierna de otra manera. Digo una verdad oportuna la insolencia es hija, en verdad, de la impiedad; pero, de una sana mente nace la dicha, de todos querida y tan invocada.

Ante todo te digo: venera el altar de la Justicia. Ni al ver una ganancia lo ultrajes con un puntapié impío. Pues el castigo vendrá: el fin permanece soberano. Así coloca en primer lugar de honor la reverencia a los padres y respeta los derechos de los extranjeros que se acogen a tu casa.

Aquél que de grado, sin coacción, es justo, no será desgraciado y no perecerá del todo. Mas el rebelde audaz que lleva una carga de tesoros injusta y violentamente acumulada, lo afirmo, con el tiempo amainará velas, cuando, roto el mástil, se apodere de él la angustia.

Llama a los que nada oyen, en medio del irresistible torbellino. Y el Destino se ríe del hombre insolente, viendo a aquél, que jamás se lo esperaba, abatido en medio de males sin remedio e incapaz de saltar por encima de la cresta de la ola. Su dilatada felicidad de antaño lo ha lanzado contra el escollo de la Justicia, y perece sin que nadie lo llore, sin que nadie lo vea.

(Regresa Atenea con el mensajero, los jueces y gente del pueblo. El coro y Orestes se sitúan en frente uno de otro.)

ATENEA. Haz la proclama, mensajero, y contén al pueblo. Que la penetrante trompeta tirrénica, llena de soplo humano, llegue hasta el suelo y manifieste su aguada voz a la multitud. Es tando lleno este Consejo, conviene que haya silencio, que toda la ciudad conozca las leyes que establezco Y que estos jueces pronuncien un veredicto justo. (Se aparece Apolo.) Soberano Apolo, dirige tus propios asuntos. ¿Qué parte tienes, dime, en esta causa?

APOLO. Vengo para dar testimonio -pues, según la ley, este hombre es mi suplicante y huésped de mi hogar, y yo mismo lo he purificado de su crimen- y también como defensor. Yo soy responsable del matricidio. Pero tú abre este proceso y según tu pericia dicta sentencia.

ATENEA. (A las Erinis.) Vosotras tenéis la palabra: Doy comienzo al debate. El acusador, hablando el primero, debe ser rectamente informador del caso.

CORIFEO. Somos muchas, pero hablaremos poco. (Dirigiéndose a Orestes.) Tú responde sucesivamente palabra por palabra a mis preguntas. Dime ante todo: ¿mataste a tu madre?

ORESTES. La maté: no es posible negar el hecho.

CORIFEO. Esta es una de las tres caídas.

ORESTES. No pregones jactanciosamente tu hazaña, ya que no estoy todavía vencido.

CORIFEO. Sin embargo, es preciso que digas cómo la mataste.

ORESTES. Lo digo: por mi mano, con la espada le corté el cuello.

CORIFEO. ¿Quién te persuadió y aconsejó?

ORESTES. Los oráculos de éste: él es mi testigo.

CORIFEO. ¿El dios profeta te indujo a matar a tu madre?

ORESTES. Y hasta ahora no me reprocha mi suerte.

CORIFEO. Pero si la votación te condena, otra cosa, quizá, dirás.

ORESTES. Tengo confianza: mi padre me enviará ayuda desde la tumba.

CORIFEO. Sí, confía ahora en los muertos después que has matado a tu madre.

ORESTES. Ella tenía la mancha de dos crímenes.

CORIFEO. ¿Cómo? Explícalo a los que han de juzgarte.

ORESTES. Matando a su esposo mató a mi padre.

CORIFEO. Pero tú vives; ella, en cambio, está libre del asesinato.

ORESTES. ¿Y por qué no la perseguiste en vida? CORIFEO. No era pariente del hombre que mató.

ORESTES. ¿Es que yo estoy en la sangre de mi madre?

CORIFEO. ¿Cómo, pues, te crió en tus entrañas, malvado? ¿Reniegas, tú, de la sangre queridísima de una madre?

ORESTES. (A Apolo.) Es hora ya de que des tu testimonio. Explica por mí, Apolo, si la maté justamente. El hecho, tal como es, no lo niego; pero decide si, según tu criterio, esta sangre ha sido justamente derramada o no, para que informe a los jueces.

APOLO. Os lo voy a decir, augusto tribunal de Atenas: «Justamente», y siendo profeta no mentiré. Nunca desde mi trono profético he dicho algo referente a un hombre o a una mujer o una ciudad que no me lo mandara Zeus, padre de los Olímpicos. Habéis de saber la fuerza de esta justificación y os invito a seguir la voluntad de mi padre; porque no hay juramento que prevalezca sobre Zeus.

CORIFEO. ¿Zeus, según dices, te apremió a revelar este oráculo a Orestes, que vengando la muerte de un padre no tuviera en cuenta el honor debido a una madre?

APOLO. Sí, porque no es lo mismo la muerte de un noble héroe investido con el cetro, regalo de Zeus, y esto por obra de una mujer que no ha lanzado desde lejos, como una amazona, dardos impetuosos, sino de la manera que oiréis, Palas y vosotros que estáis aquí sentados, para decidir con vuestro voto esta causa. Cuando regresaba de la guerra, habiendo conseguido los mejores éxitos, ella lo recibe con dulces palabras, lo conduce al baño y, al salir de la bañera, lo envuelve con un velo y golpea al varón impedido por aquel inextricable peplo bordado. Ya os he expuesto el fin de este héroe augusto entre todos, del caudillo de la armada. He hablado así de ella para excitar al pueblo que está encargado de decidir este proceso.

CORIFEO. Según tus palabras, Zeus honra preferentemente la muerte de un padre; pero él mismo encadenó a su viejo padre Crono. ¿Cómo esto no está en contradicción con lo anterior? Yo os tomo por testigos de que habéis oído estas razones.

APOLO. ¡Oh monstruos odiados por todos, abominación de los dioses! Zeus puede desatar unas cadenas; esto tiene remedio y hay muchos medios de librarse de ellas. Pero cuando el polvo se ha bebido la sangre de un hombre, una vez muerto, ya no hay resurrección. Mi padre no ha creado encantamientos contra este mal, él que remueve todas las cosas arriba y abajo, sin jadear por el esfuerzo.

CORIFEO. Mira, pues, cómo defiendes su absolución. Habiendo derramado por el suelo la sangre de una madre, ¿habitará en Argos el palacio de su padre? ¿En qué altares públicos presentará ofrendas? ¿Qué fratría lo admitirá en sus lustraciones?

APOLO. También te lo diré, y entérate de que hablo justamente. La madre no es la engendradora del que se llama su hijo, sino la nodriza del germen recién sembrado. El que engendra es el hombre; ella, como una extranjera para un extranjero, salva el retoño, si la divinidad no lo malogra. Te voy a dar una prueba de este argumento: se puede ser padre sin una madre. Cerca tenemos un testimonio, la hija de Zeus Olímpico, que no ha sido alimentada en las tinieblas de un vientre, y, sin embargo, ninguna diosa podría dar a luz un vástago semejante. Yo, ¡oh Palas!, como en todo sé hacerlo, engrandeceré tu ciudad y tu pueblo; y he enviado este hombre al lugar de tu templo para que te sea por siempre fiel y consigas con él un nuevo aliado, diosa, así como a sus hijos, y esta alianza permanezca por siempre querida por sus descendientes.

ATENER. Ruego ya a los jueces que, según su opinión, despositen un voto justo, puesto que ya se ha hablado suficiente.

CORIFEO. Nosotras hemos lanzado ya todos los dardos. Mas aguardo para escuchar cómo se resuelve el debate.

ATENER. (A Apolo y Orestes.) Y vosotros, ¿qué he de hacer para no recibir vuestros reproches?

APOLO. (A los jueces.) Habéis oído lo que habéis oído. Al depositar vuestro voto, conservad en el corazón el respeto debido al juramento, extranjero.

ATENEA. Escuchad ahora la norma que instituyo, pueblo de Ática, que vais a resolver la primera causa por sangre derramada. Este Consejo de jueces permanecerá siempre en el futuro entre el pueblo de Egeo. Esta colina de Ares, asiento y tienda de las amazonas un día, cuando por odio a Teseo trajeron aquí la guerra -una nueva ciudadela de altas torres levantaron y sacrificaron a Ares, de donde la roca y la colina tomaron el nombre de Ares-, en esta colina, digo, el Respeto del pueblo y el Miedo, hermano suyo, impedirán a los ciudadanos, de día y de noche, cometer injusticias con tal que ellos mismos no alteren sus leyes; si ensucias agua clara con afluentes impuros y con cieno, no podrás beber ya más. Ni anarquía ni despotismo: tal es la máxima que aconsejo a los ciudadanos mantener con reverencia y no desterrar enteramente de la ciudad el temor. ¿Qué mortal se mantiene en la justicia si nada teme? Venerad, como se debe, este poder augusto, y tendréis un baluarte salvador de vuestro país y vuestra ciudad, como nadie lo tiene, ni entre los escitas ni en las regiones de Pélope. Incorruptible, venerable, severo, tal es el Consejo que establezco, guardián de la tierra, siempre vigilante por los que duermen. Tal es la exhortación que he dirigido a mis ciudadanos para el futuro. Ahora debéis alzaos, emitir vuestro voto y decidir el litigio respetando el juramento. He dicho.

(Los jueces van depositando los votos en las urnas.)

CORIFEO. Yo, en verdad, os aconsejo que no despreciéis esta pesada compañía mía asentada en el país.

APOLO. Por mi parte, yo os invito a respetar los oráculos, míos y de Zeus, y no hacerlos infructuosos.

CORIFEO. Pero no te incumbe intervenir en causas de sangre. Ya nunca más podrás anunciar vaticinios puros.

APOLO. ¿Entonces mi padre se equivocó en sus designios con ocasión de las súplicas de Ixión, el primer homicida?

CORIFEO. Tú lo dices. Pero yo, si no gano la causa, haré sentir pesadamente mi presencia sobre este país.

APOLO. Pero tú no tienes honra alguna, ni entre los dioses nuevos ni viejos. Yo ganaré.

CORIFEO. Tal fue también tu proceder esa el palacio de Feres:
persuadiste a las Parcas de hacer inmortales a los hombres.

APOLO. ¿Acaso no es justo favorecer al que honra a uno, sobre todo cuando él tiene necesidad?

CORIFEO. Pero tú destruiste antiguas asignaciones, engañando con vino a viejas divinidades.

APOLO. Y tú pronto, no obteniendo votos favorables, vomitarás un veneno que ya no dañará a los enemigos.

CORIFEO. Ya que tú, joven dios, machacasmi ancianidad, aguardo en espera de oír esta sentencia, porque no sé si habré de enfurecerme contra esta ciudad.

ATENER. Esta es mi función: juzgar la última. Yo añadiré mi voto a los que defienden a Orestes; no tengo madre que me haya dado a luz, y en todo, salvo en concertar nupcias, me decido por el varón con toda el alma: sin duda estoy al lado del padre. Así no me preocuparé del destino de una mujer que ha muerto al marido, guardián de la casa. Orestes ganará, aun en igualdad de votos. Sacad apresuradamente los sufragios de las urnas, jueces encargados de esta tarea.

(Se sacan y cuentan los votos.)

ORESTES. ¡Oh Febo Apolo!, ¿cómo se decidirá el juicio?

CORIFEO. ¡Oh Noche, negra madre!, ¿ves lo que sucede?

ORESTES. Atenea, mi final será colgarme o ver todavía la luz.

CORIFEO. Para nosotras, desaparecer o conservar nuestros honores.

APOLO. Contad exactamente los sufragios que salen, extranjeros, procurando no cometer fraude en el reparto: un sufragio de menos produce un gran dolor y un solo voto puede derribar o levantar una casa.

ATENEA. Este hombre es absuelto del delito de sangre: el número de votos es igual por ambas partes.

(Apolo desaparece.)

ORESTES. ¡Oh Palas, salvadera de mi casa! Privado de la tierra de mis padres, tú me has restablecido en ella. Y alguien de los helenos dirá: «Este hombre vuelve a ser argivo y habita en medio de los bienes paternos por obra de Palas y Loxias, y de aquel que todo lo gobierna, tercer Salvador.» El cual, compadeciéndose del destino paterno, me salva, al ver a estas defensoras de la causa de mi madre. Pero yo a este país y a tu pueblo, para el porvenir y para la plenitud del tiempo futuro, hago este juramento ahora, al partir hacia mi casa: nadie que sea allí timonel del país traerá jamás contra estos lugares un ejército bien equipado. Yo mismo, estando entonces en la tumba, a los transgresores de mi presente juramento, les castigaré con irremediables desgracias, volviendo sus caminos irresolutos y sus pasos llenos de funestos presagios para que se arrepientan de su empresa. En cambio, si mantienen mis juramentos y, honran siempre esta ciudad de Palas con lanza aliada, yo les seré propicio.

Y ahora adiós, tú y tu pueblo que guarda la ciudad. ¡Ojalá que esta lucha, irresistible para los enemigos, te traiga salvación y victoria en las armas.

(Sale Orestes.)

CORO. ¡Oh jóvenes dioses! Habéis machacado las leyes antiguas y me habéis arrancado a ese hombre de mis manos. Mas yo así deshonrada, mísera, haré sentir sobre esta tierra, ¡ay!, el peso de mi ira, veneno, veneno en venganza vertiendo de mi corazón, destilación causa de esterilidad para el país. De ella saldrá una lepra, funesta a las hijas, funesta a los hijos, ¡oh Justicia!, que abatiéndose sobre esta tierra arrojará contra la región plagas homicidas. ¿Gimo? ¿Qué haré? Seamos abrumadoras a los ciudadanos. Hemos padecido, ¡ay un gran ultraje, las miserables hijas de la Noche, deshonrosamente afligidas.

ATENEA. Escuchadme, no lo soportéis quejándoos gravemente. Pues no habéis sido vencidas, sino que una sentencia igualada en votos ha salido verdaderamente de las urnas, no para vuestra humillación. Había hermosos testimonios de parte de Zeus y los traía el mismo dios que había profetizado que Orestes no sufriría ningún daño por su acción. Queréis vomitar sobre esta tierra una pesada cólera; reflexionad, no os irritéis; no provoquéis la esterilidad destilando licores demoníacos, lanzas salvajes devoradoras de gérmenes. Yo con toda lealtad os prometo que tendréis una morada y un refugio legítimo en este país, sentadas sobre los altares de maravillosos tronos, honradas por estos ciudadanos.

CORO. ¡Oh jóvenes dioses! Habéis machacado las leyes antiguas y me habéis arrancado a ese hombre de mis manos. Mas yo así deshonrada, mísera, haré sentir sobre esta tierra, ¡ay!, el peso de mi ira, veneno, veneno en venganza vertiendo de mi corazón, destilación causa de esterilidad para el país. De ella saldrá una lepra, funesta a las hijas, funesta a los hijos, ¡oh justicia!, que abatiéndose sobre esta tierra lanzará contra la región plagas homicidas. ¿Gimo? ¿Qué haré? Seamos abrumadoras a los ciudadanos. Hemos padecido, ¡ay!, un gran ultraje, las desgraciadas hijas de la Noche, deshonrosamente afligidas.

ATENER. No sois despreciadas; en vuestra ira excesiva no hagáis, diosas, la tierra difícil de cultivar para los mortales. Yo tengo confianza en Zeus y -¿por qué he dé decirlo?- soy él único dé los dioses qué conozco las llaves del aposento en donde está guardado él rayo; pero no es necesario nada dé esto. Tú préstame oídos y dé tu lengua insolente no lances sobré este país palabras qué llevan él fruto dé una total desgracia. Aplaca la amarga cólera dé ésta negra ola, como destinada a ser verdaderamente honrada y habitar conmigo. Las primicias dé este dilatado país, ofrendas por él nacimiento dé los hijos y por las nupcias, serán para ti y siempre alabarás mi consejo.

CORO. ¡Yo sufrir ésta humillación, ¡ay!, yo, con mi antigua sabiduría habitar en este país, despreciada, ¡ay!, é impura! Respiro todo mi furor y cólera. ¡Ay, ay, Tierra! ¡Qué dolor penetra en mis costados! Escucha, madre Noche, mi ira: me han quitado mis inveterados honores, a nada los han reducido los ineluctables engaños dé los dioses.

ATENEA. Soportaré tus ataques dé cólera; tú eres más vieja qué yo y en verdad más sabia, aunque Zeus también me ha concedido no razonar malamente. Vosotras, si marcháis a otras tierras dé gente distinta, sentiréis nostalgia dé este país. Os anticipo lo siguiente: él curso del tiempo aumentará la gloria dé éstos ciudadanos, Y tú, en una hermosa estancia cerca dé la morada dé Erecteo, recibirás dé los cortejos dé hombres y dé mujeres lo qué nunca habrías obtenido dé otros mortales. Mas tú, en éstos lugares qué son míos, no lances sangrientos aguijones qué destrozan las entrañas dé los jóvenes y enloquecen con furias abstemias ni, como si excitase él corazón dé unos gallos, introduzcas entre mis ciudadanos las guerras intestinas y la audacia mutua. Sea externa la guerra, fácil alcancé para aquél qué tiene un violento deseo dé fama; pero qué no me hablen dé combates entre las aves dé corral. Tales ofrecimientos dé mi parte puedes escoger; haciendo bien, recibiendo bien, bien honrada, compartir ésta tierra predilecta dé los dioses.

CORO. ¡Yo sufrir ésta humillación, ¡ay!, yo, con mi antigua sabiduría habitar en este país, despreciada, ¡ay!, é impura! Res

piro todo mi furor y cólera. ¡Ay, ay, Tierra! ¡Qué dolor penetra en mis costados! Escucha, madre Noche, mi ira: me han quitado mis inveterados honores, a nada los han reducido los ineluctables engaños dé los dioses.

ATENEA. No me cansaré dé aconsejarte éstos bienes. Qué nunca puedas decir qué una anciana divinidad ha sido arrojada por mí, qué soy más joven, y por los mortales qué guardan mi ciudad, sin honor y desterrada dé ésta tierra. Pero si té es sagrada la majestad dé la Persuasión, dulzura y encanto dé mi lengua, tú permanecerás aquí; pero si no quieres quedarte, no serías justa lanzando sobré ésta ciudad una cólera o un resentimiento o un daño para mi pueblo; porqué té es posible tener legítimamente la posesión dé este país y ser por siempre honrada.

CORIFEO. Soberana Atenea, ¿qué morada dices qué tendré?

ATENER. Libré dé todo infortunio; acéptala.

CORIFEO. Y si la acepto, ¿qué honores me esperan?

ATENEA. Ninguna casa prosperará sin ti.

CORIFEO. ¿Tú harás qué mi poder sea tan grande?

ATENEA. Dispondré los sucesos en favor del qué té honré.

CORIFEO. ¿Y me lo garantizarás por todo él tiempo futuro?

ATENER. Me es posible dejar dé prometer lo qué no he dé cumplir.

CORIFEO. Me parece qué me hechizas y renuncio a mi cólera.

ATENER. Residiendo en éstas tierras, conseguirás nuevos amigos.

CORIFEO. ¿Qué honores, pues, me exhortas, qué canté en favor dé ésta tierra?

ATENEA. Los qué no tengan por blanco una dañina victoria. Qué todas las brisas dé la tierra y del rocío marino y del cielo, soplando a la propicia luz del sol, pasen sobré este país. Qué él fruto ubérrimo dé la tierra y dé los animales no sé cansé dé hacer prosperar a mis ciudadanos y guardé también él germen humano. Mas, a los impíos, extermínalos; pues, como un buen jardinero, me place ver a la raza dé los justos libre dé este castigo. He aquí lo qué té pertenece; pero yo no permitiré qué las nobles empresas guerreras dejen de honrar a esta ciudad, victoriosa entre los hombres.

CORO. Aceptaré la convivencia con Palas y no rechazaré una ciudad que también Zeus todopoderoso y Ares habitan, fortaleza de los dioses y resplandeciente protección de los altares de las divinidades helénicas. Por ella con oráculos propicios imploro que la brillante luz del sol haga brotar en abundancia de la tierra los bienes útiles para la vida.

ATENEA. Yo actúo bondadosamente en favor de mis ciudadanos estableciendo aquí unas poderosas e implacables divinidades, pues les ha sido asignado regirlo todo entre los hombres. El que no incurrió en su ira, no sabe de dónde vienen los golpes crueles de la vida. Las faltas de sus antepasados le arrastrarán ante ellas, y por más que grite una muda ruina lo aniquila con furia enemiga.

CORO. ¡Que no sople jamás un viento funesto a los árboles -os anuncio mis favores, que los ardores que agostan las yemas de las plantas no pasen las fronteras del país! ¡Que la estéril y funesta plaga de los campos no se arrastre hasta aquí! ¡Que la tierra críe fecundas ovejas, madre cada una de dos corderos en el tiempo establecido! ¡Y que el producto sacado de un rico suelo haga siempre honor al feliz presente de los dioses!

ATENEA. ¿Escucháis, guardianes de la ciudad, lo que quiere cumplir? Grande, pues, es el poder de la augusta Erinis, cabe los inmortales y los dioses infernales; y entre los hombres clara y plenamente dispone, a unos dando canciones, a otros una vida sombría de lágrimas.

CORO. Alejo de vosotros los destinos que matan prematuramente a lo hombres. Conceded a las jóvenes amables una vida al lado de un esposo, oh Moiras soberanas, hermanas nuestras de madre, divinidades distribuidoras de equidad, que residiendo en todas las casas hacéis sentir en todo tiempo el peso de vuestra presencia justiciera, vosotras las más respetadas entre todos los dioses.

ATENEA. Al oír lo que con benévolo ánimo afirmáis a mi tierra me lleno de alegría. Venero los ojos de la Persuasión, porque ha protegido mi lengua y mi boca frente a estas que tan fieramente negaban. Pero ha ganado Zeus, dios de la palabra; y vence para siempre nuestra obstinación al bien.

CORO. ¡Que jamás la Discordia, insaciable de males, brame, ruego, en esta ciudad! ¡Que el polvo, abrevado con la negra sangre de los ciudadanos, no exija en su cólera, como represalia, desgracias de mutua sangre para la ciudad! ¡Que cambien entre ellos alegrías en un espíritu de común amistad y odien con un solo corazón! Porque de muchos males éste es el remedio entre los mortales.

ATENEA. ¿No es verdad que saben hallar el camino de una lengua propicia? De estos terribles rostros veo salir una inmensa ganancia para los ciudadanos. Porque si siempre a estas benévolas las honráis con benévolo ánimo, todos os distinguiréis conduciendo vuestro país y vuestra ciudad por los caminos de la recta justicia.

CORO. Salud, salud en la justa posesión de la riqueza; salud a vosotros, pueblo de Atenas, sentados cabe el altar de Zeus, queridos de la virgen querida, sensatos en todo tiempo. Los que estén bajo las alas de Palas, su padre los respeta.

ATENEA. Salud también vosotras. Pero es necesario que yo vaya delante para enseñaros vuestras moradas, a la sagrada luz del cortejo. Id y con estas sagradas víctimas, alejad de nosotros la desgracia y enviadnos lo que es provechoso para el éxito de la ciudad. Y vosotros, guardianes de la ciudad, hijos de Cránao, mostrad el camino a estos nuevos habitantes. ¡Y que los ciudadanos tengan buenos y rectos designios!

CORO. Salud, salud de nuevo; para vosotros todos los de la ciudad, repito este augurio, deidades y hombres. Habitáis la ciudad de Palas: honrad mi residencia entre vosotros y no os lamentaréis de vuestra suerte en la vida.

ATENEA. Acepto el lenguaje de vuestros votos y voy a llevaros, a la luz de las brillantes antorchas, hasta los hogares inferiores y subterráneos. Vendrán conmigo, como es justo, las servidciras, guardianes de mi imagen; pues invito a salir al esplendor de todo el país de Teseo, tropa ilustre de niños y mujeres, cortejo de ancianas.

Venerad a estos dioses con vestidos purpúreos y surja el resplandor del fuego, a fin de que esta bondadosa compañía en el país se manifieste, para siempre, en espléndidas generaciones humanas.

CORTEJO. Iniciad el camino, ¡oh grandes, ávidas de honores, hijas sin hijos de la Noche!, con un cortejo amigo. Ciudadanos, callad.

Hacia el antro subterráneo, en donde obtendréis, con las antiguas honras y ofrendas, un culto sin igual. Ciudadanos todos, callad.

Propicias y leales al país, venid, Augustas, alegrándoos en el camino con las ardientes antorchas. Y ahora emitid gritos de alegría en respuesta a nuestros cantos.

Alianza eterna entre las ahora domiciliadas y los ciudadanos de Palas. Zeus, que todo lo ve, y la Moira, así lo acordaron. Y ahora, emitid gritos de alegría en respuesta a nuestros cantos.


© Esquilo.org

Plutarco

HISTORIA DEL PENSAMIENTO
HISTORIA DE LA PINTURA LOS ENEMIGOS DEL COMERCIO

PLUTARCO - POLIBIO - HERÁCLITO - EUCLIDES - OVIDIO

© Copyfreedom 2017 Esquilo.org