Portada

Quién era Esquilo?

Sus Libros

Los Siete contra Tebas

Agamenón

Los Persas

Las Coéforas

Las Euménides

Los Suplicantes

Prometeo Encadenado

" Pido a los dioses que me libren de este penoso trabajo, de esta guardia sin fin que estoy haciendo en lo alto del palacio de los Atridas, todo el año alerta como un perro, contemplando las varias constelaciones de los astros de la noche... Siempre esperando... Llega la noche, mas no viene con ella el reposo a mi lecho húmedo de rocío. Jamás le visitan los sueños; en vez del sueño, es el temor quien se sienta a mi cabecera y no me deja cerrar los ojos al descanso. ...¡Venga por fin el dichoso instante que me vea libre de esta fatiga! ¡Aparezca en medio de la noche el fuego de la buena nueva!
...
Ah condición de las cosas humanas! Prósperas, una sombra puede darles la vuelta; si viene el infortunio, una esponja mojada, arrojada contra ellas, borra el dibujo. Es esto mucho más que aquello, lo que me mueve a la piedad. "

PERICLES

Viendo César en Roma ciertos forasteros ricos que se complacían en tomar y llevar en brazos perritos y monitos pequeños, les pregunt? según parece, si las mujeres en su tierra no parían niños; reprendiendo por este término, de una manera verdaderamente imperatoria, a los que la inclinación natural que hay en nosotros al amor y afecto familiar, debiéndose a solos los hombres, la trasladan a las bestias. Puesto que nuestra alma es por naturaleza curiosa y ávida de espectáculos, ¿no es razonable censurar a los que abusan de este instinto, consagrándolo a lecciones y espectáculos indignos de atención y despreocupándose, por otra parte, de las cosas bellas y útiles?

Seguir leyendo »»»

ARTÍCULOS

SÓFOCLES Y EURÍPIDES


ENLACES

CLÁSICOS GRIEGOS
Departamento de Filología Clásica. Universidad de Salamanca

LATÍN
Web sobre Latín Online

OVIDIO
Clásico Romano autor de Ars Amandi

POLIBIO
El historiador más prestigioso de la antigüedad

SOFOCLES
Poeta y padre del Teatro Clásico

LAS COÉFORAS

PERSONAJES

Orestes
Pilades
Coro de esclavas
Electra
La nodriza de Orestes
Clitemnestra
Egisto
Un esclavo

El fondo de la escena representa el palacio de los Atridas, con tres puertas. Una de las laterales conduce al gineceo. En el proscenio se levanta la tumba de Agamenón. Por la izquierda entran Orestes y Pílades.

ORESTES. Hermes infernal, que defiendes los poderes paternos, sé para mí, te lo pido, un salvador y un aliado. Pues llego a esta tierra y regreso...

Sobre lo alto de esta tumba invoco a mi padre: óyeme, escúchame...

He ofrecido un rizo de mis cabellos a Ínaco que me alimentó; y otro en señal de duelo...

Pues no lloré, padre, tu muerte estando presente, ni extendí la mano cuando sacaban tu cadáver...

¿Qué cosa veo? ¿Qué cortejo de mujeres con negros velos es ese que avanza? ¿A qué desgracia asignarlo? ¿Acaso un nuevo sufrimiento se cierne sobre el palacio? ¿O acierto suponiendo que llevan a mi padre las libaciones que apaciguan a los muertos? No puede ser otra cosa, porque con ellas va, creo, Electra, mi hermana, que se distingue por su llanto amargo. ;Oh Zeus! Concédeme vengar la muerte de mi padre y sé de grado mi aliado. Pílades, alejémonos para que vea claramente qué es esa procesión de mujeres.

CORO. Enviada de palacio he venido, trayendo libaciones, con agudos golpes de manos. Sangrientas incisiones muestra mi mejilla por el surco reciente que ha abierto la uña, pues mi corazón se alimenta continuamente de gemidos. Los crujientes jirones de mis vestidos de lino han resonado, por causa de mis dolores, en el velo que cubre mi pecho, y estoy abatida por tristes desgracias.

Clamoroso y espeluznante llega el Terror, como vidente de los sueños, en el corazón de la noche, respirando venganza y sacudiendo el sueño; desde el fondo de la casa he hecho resonar estridente un grito de espanto, cayendo pesadamente sobre las habitaciones de las mujeres. Los intérpretes de sueños, que tienen a los dioses por garantes, han proclamado que, bajo tierra, los muertos se quejan airadamente y se irritan contra sus asesinos.

Deseando que este homenaje -inútil homenaje- aleje de ella los males, oh madre Tierra, me envía la mujer maldita. Tengo miedo de preferir estas palabras, pues ¿qué rescate hay de la sangre vertida por el suelo? ¡Oh miserable hogar! ¡Oh palacio aniquilado! Sin sol, odiosas a los mortales, las tinieblas envuelven las mansiones por la muerte de sus señores.

La majestad de antaño, invencible, indestructible, inatacable, que penetraba los oídos y el corazón del pueblo, ya no existe. Todos temen. Triunfar: éste es entre los hombres un dios y más que un dios. Mas, el peso de la justicia alcanza rápida a unos en pleno día; para otros reserva penas tardías en la hora del crepúsculo; y a otros los coge una noche sin fin.

Así como la sangre bebida por la madre Tierra no desaparece, sino que se coagula en grumos que esperan venganza, así una cruel Ate soporta al culpable hasta cubrirlo con una abundancia de males.

No hay remedio para el que ha hollado la habitación de una virgen, y así, aunque todos los ríos confluyeran en uno para purificar la sangre de la mano impura, lavarían en vano.

En cuanto a mí -ya que los dioses me han obligado a compartir la desgracia que envuelve a mi patria, y que de la casa paterna me han traído aquí para un destino servil- debo, a pesar mío, obedecer las órdenes justas o injustas de mis dueños y dominar el odio que roe mi corazón. Debajo de mis velos lloro el miserable destino de mi señor, helado mi corazón por secretos dolores.

ELECTRA. Siervas, bien probadas en el servicio de la casa, puesto que me estáis acompañando en esta procesión, sed también mis consejeras. ¿Qué diré, mientras derramo estas libaciones fúnebres? ¿Qué palabra le será grata? ¿Cómo rogaré a mi padre? ¿Diré que de parte de una mujer amada a un esposo querido traigo la ofrenda, sí, de mi madre? No tengo valor para ello, ni sé qué decir derramando esta ofrenda sobre la tumba de mi padre. ¿O pronunciaré las palabras, como es costumbre entre los hombres: «A los que te envían estas guirnaldas otórgales una feliz recompensa»... un presente digno de sus crímenes? ¿O en silencio, con desprecio, tal como pereció mi padre, verteré estas libaciones que beberá la tierra, y regresaré lanzando la urna, como se hace en las lustraciones, sin volver los ojos? Asistidme, amigas, en esta decisión, puesto que alimentamos un odio común. No me ocultéis el fondo de vuestro corazón por miedo de alguien; porque lo que está decretado aguarda tanto al libre como al sometido a una mano extranjera. Hablad, pues, si tenéis algo mejor que decir.

CORIFEO. Como un altar adoro la tumba de tu padre. Te diré, puesto que me lo ordenas, las palabras que salen de mi corazón.

ELECTRA. Habla, tal como adoras la tumba de mi padre.

CORIFEO. Mientras haces libaciones pide bendiciones para los leales.

ELECTRA. Pero ¿a cuál de los suyos puedo saludar con este nombre?

CORIFEO. Ante todo, a ti misma, y luego, a todo el que odia a Egisto.

ELECTRA. ¿Para mí y para ti haré, entonces, esta súplica?

CORIFEO. Por ti misma puedes ya juzgar y decidir.

ELECTRA. ¿A qué otro puedo asociar a nuestra causa?

CORIFEO. Acuérdate de Orestes, aunque esté lejos de la casa.

ELECTRA. Excelente idea; no podrías aconsejarme mejor.

CORIFEO. Ahora acuérdate de los culpables de la muerte.

ELECTRA. ¿Qué pediré? Enseña a una inexperta, explícame.

CORIFEO. Que venga contra ellos algún dios o mortal.

ELECTRA. ¿Hablas de un juez o de un vengador?

CORIFEO. Di sencillamente: alguien que mate a su vez.

ELECTRA. ¿Es piadoso pedir esto de los dioses?

CORIFEO. ¿Cómo no lo es devolver mal por mal a los enemigos?

ELECTRA. Heraldo supremo de los vivos y de los muertos, escucha, Hermes infernal, lleva por mí este mensaje y que mis plegarias escuchen los dioses de bajo tierra, vigilantes de la sangre paterna, y la misma Tierra que engendra a todos los seres y habiéndoles nutrido vuelve a recibir su germen. Y yo al derramar esta agua lustral a los muertos, digo, invocando a mi padre: «Ten piedad de mí y de tu Orestes. ¡Que seamos dueños de la casa! Ahora somos unos errantes, vendidos por la que nos ha alumbrado, y que en tu lugar ha tomado por esposo a Egisto, cómplice de tu muerte. Yo soy como una esclava, Orestes está privado de sus bienes, mientras ellos se gozan, insolentemente, con el fruto de tus trabajos. ¡Que venga Orestes con fausto suceso, te lo suplico, escúchame, padre! Y a mí concédeme ser más casta que mi madre y que mis manos sean más piadosas. Para nosotros estos votos; pero, para los contrarios digo que aparezca, padre, un vengador y que los asesinos mueran a su vez en justicia. Esto introduzco en mis súplicas, formulando para ellos esta funesta imprecación; para nosotros, en cambio, envía desde abajo bendiciones con ayuda de los dioses, de la Tierra y de la justicia victoriosa.»

Sobre tales plegarias vierto estas libaciones; vosotros corona dlas, según costumbre, con vuestros lamentos, entonando el peán del muerto.

CORO. Derramad lágrimas, un lamento mortuorio para nuestro fenecido señor, junto a este baluarte que protege de los males y es defensa de los buenos contra el poder de las abominables libaciones vertidas. Escúchame, majestad, escucha, ¡oh señora, la voz de mi confuso corazón. ¡Ay, ay, ay! ¡Oh! ¿Qué esforzado guerrero, liberador de esta mansión,

vendrá blandiendo en la batalla el arco escita tendido en sus manos y empuñando la espada para combatir de cerca?

ELECTRA. La tierra ha bebido ya nuestras libaciones y están en poder de mi padre. (Electra se dispone a bajar del túmulo y entonces se da cuenta de los cabellos de Orestes.) ¡Ah! Compar

tid ahora esta novedad.

CORIFEO. Habla, mi corazón palpita de miedo.

ELECTRA. Veo sobre la tumba este bucle cortado.

CORIFEO. ¿De un hombre o de una mujer de ceñida cintura?

ELECTRA. Esto es fácil de adivinar para cualquiera.

CORIFEO. ¿Cómo, pues, a mi edad puedo aprender de la juventud?

ELECTRA. ¿No hay, fuera de mí, quien haya podido cortarse este rizo?

CORIFEO. No, porque son enemigos aquellos que debían al muerto el homenaje de sus cabellos.

ELECTRA. Pero, mirad, este rizo es muy semejante...

CORIFEO. ¿A qué cabellos? Eso deseo saber.

ELECTRA. A los míos. Mira, el parecido es perfecto.

CORIFEO. ¿Acaso será de Orestes esta ofrenda secreta?

ELECTRA. Muchísimo se parecen a sus cabellos.

CORIFEO. ¿Y cómo aquél se ha atrevido a venir hasta aquí?

ELECTRA. Ha enviado este rizo, cortado en homenaje a su padre.

CORIFEO. Lo que me dices no es menos deplorable, si su pie no ha de pisar más esta tierra.

ELECTRA. También a mí me invade el corazón una oleada de 3 amargura y estoy herida como por un dardo agudo. De mis ojos caen amargas, incontenibles, las lágrimas de una pleamar tempestuosa, a la vista de este rizo. Pues ¿cómo puedo esperar que estos cabellos pertenezcan a algún otro ciudadano? Y menos aún se los cortó la asesina, mi madre, que desmiente este nombre por los sentimientos que alberga, impía, para sus hijos. Mas ¿cómo puedo aceptar del todo la idea de que esta ofrenda procede del más querido para mí de los mortales, de Orestes? Con todo, estoy lisonjeada por la esperanza. ¡Ah! Ojalá este rizo tuviera una lengua inteligente, a manera de mensajero, para no ser agitada entre dos pensamientos y supiera claro o que he de arrojarlo, si ha sido cortado de una cabeza enemiga o, si procede de un hermano, asociarlo a mi duelo para ornamento de esta tumba y homenaje a mi padre. Mas, los dioses que invocamos saben en qué tempestades, cual marinos, somos agitados; pero si el destino quiere salvarnos, de una pequeña semilla puede nacer un gran árbol.

(Electra se agacha para dejar el rizo y descubre unas huellas en el suelo.)

Mirad, pisadas, otra señal, iguales a las de mis pies. Sí, hay dos trazas de huellas, las de aquél y las de algún compañero de viaje. Los talones y los contornos de las plantas, si se miden, coinciden en todo con mis pisadas. Me invade una angustia, un desfallecimiento de la razón.

(Salen de su escondite Orestes y Pílades. Aquél avanza y saluda a su hermana.)

ORESTES. Solicita a los dioses que en lo sucesivo tengas buen

éxito, anunciando que tus plegarias han sido realizadas.

ELECTRA. ¿Y cuál es la gracia que acabo de obtener de los dioses?

ORESTES. Estás ante la vista de aquel que poco ha invocabas.

ELECTRA. ¿Y cuál de los mortales puedes saber que yo llamaba?

ORESTES. Sé que es Orestes por quien tanto suspiras.

ELECTRA. ¿Y qué obtengo ahora en respuesta a mis ruegos?

ORESTES. Éste soy yo: no busques a otro más querido.

ELECTRA. ¿Es que tramas, extranjero, algún engaño contra mí?

ORESTES. Entonces maquino contra mí mismo.

ELECTRA. Pero ¿quieres burlarte de mis desgracias?

ORESTES. Y también de las mías, si yo me río de las tuyas.

ELECTRA. ¿Puedo decir que es realmente Orestes a quien hablo?

ORESTES. Así pues, ahora que me ves, eres tarda en reconocerme, y en cambio, cuando viste este mechón de pelo cortado en señal de duelo y examinaste las huellas de mis pies, volabas en alas de la esperanza y te parecía tenerme ante los ojos. Examina, aproximándolo al lugar de donde lo he cortado, este rizo de tu hermano tan semejante a tu cabellera. Mira este tejido, obra de tus manos; observa la trama de la lanzadera y la imagen de caza. (Electra se lanza gritando en los brazos de Orestes.) Domínate; que la alegría no te haga perder la razón. Pues sé que los seres queridos son nuestros enemigos.

ELECTRA. ¡Oh cuidado queridísimo para el palacio paterno, llorada esperanza de un germen salvador, confía en tu valor y reconquistarás la casa del padre! ¡Oh dulce luz de mis ojos, que compartes cuatro veces mi destino! Pues debo saludarte como un padre, hacia ti se inclina el amor debido a una madre -con toda justicia aborrecida-, y a la hermana inmolada sin piedad; y tú eres el hermano fiel que me trae el respeto. ¡Que solamente la Fuerza y la Justicia, y Zeus, el más poderoso de todos, sean mis aliados!

ORESTES. Zeus, Zeus, contempla nuestra situación. Mira la cría huérfana del águila, del padre muerto entre los repliegues y espiras de la terrible víbora. Desamparados, el hambre devoradora los oprime, porque no tienen todavía edad para traer a la tienda la caza paterna. Así puedes ver en mí y en ella, digo Electra, hijos sin padre, a dos seres que sufren el mismo destierro de su casa. Si destruyes los polluelos de un padre que te ofreció tantas víctimas y te colmó de honores, ¿de qué otra mano semejante recibirás el homenaje de unos espléndidos

festines? Si aniquilas la raza del águila, ya no podrás enviar a los mortales augurios persuasivos; y si dejas secar por entero este tronco real, ya no servirá más a tus altares en los días de ' hecatombes. Protege nuestra casa; de la pequeñez extrema en que ahora parece haber caído, levántala a la grandeza.

CORIFEO. ¡Oh muchachos, salvadores del hogar paterno, callad! Que nadie se entere, hijos, y que por dar gusto a la lengua no vaya alguien a referir estas cosas a los que mandan. ¡Ojalá que a éstos pueda yo verlos un día muertos en el humo resinoso de la llama!

ORESTES. No, no me traicionará el poderoso oráculo de Loxias, que me ordena afrontar este peligro, y con voces amenazadoras me anuncia desgracias que hielan mi ardiente corazón, si no persigo a los culpables de mi padre del mismo modo, dando muerte por muerte, con un ímpetu taurino que no conoce rescate de dinero. Sino, decía, pagaré con mi propia vida la deuda en medio de muchos y crueles dolores. Revelando a los mortales el enojo de los muertos irritados bajo tierra, me ha dicho las terribles enfermedades que asaltan las carnes, lepras que con salvajes mandíbulas devoran su antigua naturaleza y pelos blancos que surgen sobre estas llagas. Anuncia también los asaltos de las Erinis, provocados por la sangre de un padre, cuando se ven sus ojos brillando en la oscuridad. El dardo tenebroso de los poderes infernales, cuando piden venganza los muertos de una familia, y la rabia y los vanos terrores que salen de noche, agitan, perturban al hombre y lo arrojan de la ciudad con la carne ultrajada por el agujón broncíneo. Un hombre así no puede tener parte en la crátera y en la amigable libación; la ira invisible de un padre le expulsa de los altares; nadie le recibe ni le aloja; despreciado de todos, sin amigos, muere al fin, miserablemente consumido por un mal aniquilador. ¿Acaso no hay que tener fe en tales oráculos? Sea como sea, la obra ha de realizarse. Muchos deseos confluyen en uno: las órdenes del dios, el duelo inmenso de un padre, la indigencia que me oprime y, en fin, que los ciudadanos más ilustres del mundo, los destructores de Troya, con glorioso espíritu, estén así sometidos a dos mujeres. Porque su corazón es de mujer; y si no, pronto lo sabré.

(O restes y Electra ascienden al túmulo de Agamenón.)

CORO. ¡Oh grandes Moiras, que todo se cumpla por obra de Zeus en el sentido que reclama la justicia !

«Que un ultraje se pague con otro ultraje», grita la justicia, reclamando lo que se le debe.

«Que un golpe mortal se expíe con otro golpe mortal: el que así ha obrado así sufra», proclama una máxima tres veces vieja.

ORESTES. ¡Oh padre, mísero padre! ¿Qué cosa haciendo o diciendo podría arribar de lejos, con viento propicio, al lecho que te retiene? La luz y las tiniebla se compensan: el llanto que celebra a los Atridas ante palacio es también un grato homenaje.

CORO. Hijo, la feroz quijada del fuego no domina el espíritu del muerto: un día u otro manifiesta su cólera. El muerto es llorado y el vengador aparece. El lamento justificado por padres y genitores arrastra la casa, cuando se lanza con todo vigor.

ELECTRA. Escucha, pues, padre, en respuesta a mis luctuosos pesares. Tus dos hijos sobre la tumba gimen un treno: un sepulcro nos acoge, suplicantes e igualmente desheredados. ¿Qué de estas cosas está sin males? ¿No es invencible Ate?

CORO. Pero todavía un dios, si quiere, puede hacer salir de estos males cantos de acentos más dulces. En vez de lamentos sobre una tumba, el peán puede traer al palacio real una querida crátera de vino nuevo.

ORESTES. ¡Ojalá, bajo Ilión, padre, hubieras muerto atravesado por la lanza de un licio! Habiendo dejado en tu palacio un nombre glorioso y estableciendo en los caminos de tus hijos una vida por todos admirada, tendrías allende el mar una tumba colosal, soportable a los tuyos.

CORO. Amigo entre amigos allí gloriosamente fallecidos, luciría

bajo tierra, príncipe venerado, ministro de los poderosos reyes subterráneos, pues fue rey mientras vivió, teniendo en sus manos la suerte del destino y el cetro persuasivo.

ELECTRA. No, padre, no es mi deseo que caído bajo los muros de Troya, con otros guerreros heridos por la lanza, hubieses sido sepultado junto a las orillas del Escamandro, sino que tus asesinos hubieran sucumbido del mismo modo a fin de que aquí, lejos, nos enteráramos de su destino de muerte, libres de estos deseos.

CORO. ¡Oh hija! Quieres más que oro, más que la suprema felicidad de los hiperbóreos; bien puedes. Con todo, me alcanza el chasquido de un doble látigo: de un lado los defensores están bajo tierra, de otro los dueños tienen manos impuras -situación odiosa para él, más todavía para los hijos.

ORESTES. Estas palabras atraviesan mis oídos como una flecha. Zeus, Zeus, que del mundo subterráneo haces surgir la desgracia, en castigo ulterior a la mano atrevida y pérfida de los hombres... sobre los genitores la venganza igualmente se cumple.

CORO. ¡Ojalá pueda lanzar un poderoso alarido sobre el hombre abatido, sobre la mujer expirante! ¿Por qué oculto en mi alma lo que de todas maneras vuela y delante de la proa de mi corazón sopla la ira impetuosa, el odio rencoroso?

ELECTRA. ¿Cuándo, pues el exuberante Zeus lanzará contra ellos su brazo? ¡Ay, ay! ¡Que habiendo cortado las cabezas, vuelva la confianza al país. Reclamo justicia contra justicia: escuchadme, Tierra y potestades infernales.

CORO. Pero es ley que las gotas de sangre vertidas por tierra exigen otra sangre. Homicidio grita la Erinis, que en nombre de las primeras víctimas envía calamidad sobre calamidad.

ORESTES. ¡Ah, ah! Soberanas del mundo subterráneo, muy poderosas imprecaciones de los muertos, ved, ved lo que resta de los Atridas, la indigencia, la humillante privación del palacio. ¿Hacia dónde dirigirse, oh Zeus?

CORO. Mi corazón de nuevo se agita al oír estos lamentos. Entonces desespera y mis entrañas se ennegrecen a cada palabra que oigo. Pero cuanto te veo lleno de coraje, mi espíritu destierra la pena y todo me parece bello.

ELECTRA. ¿Con qué palabras acertaríamos, padre? ¿Recordaré las penas que hemos sufrido de parte de una madre? Es posible halagarlas, pero ellas no se calman: como un lobo voraz, mi corazón, por obra de mi madre, es implacable.

CORO. Golpeo mi pecho al ritmo de un canto ario y según los ritos de las plañideras cisias, podéis ver mis manos extendidas, acumulando golpe tras golpe, agitándose sin cesar, de arriba, de lejos, y con el choque retumba mi resonante y dolorida cabeza.

ELECTRA. ¡Oh, oh, madre cruel y atrevida! En crueles exequias, a un rey sin su pueblo, a un marido sin llantos ni lamentos osaste sepultar.

ORESTES. Has dicho toda la infamia, ¡ay de mí! Pero esta afrenta de mi padre, ¿no la pagará con la ayuda de los dioses, con la ayuda de mis brazos? ¡Que yo muera después que la haya matado!

CORO. Lo mutiló, para que lo sepas. Obró, al sepultarlo así, anhelosa de proporcionar a tu existencia un destino insoportable. Ya oyes los tratamientos ignominiosos infligidos a tu padre.

ELECTRA. Hablas del destino paterno. Pero yo era alejada, humillada, por nada tenida. Recluida en mi habitación como perra perniciosa, las lágrimas más prontas que la risa brotaban de mis ojos, vertiendo ocultamente infinitos llantos y gemidos. Oyendo esto fíjalo en tu memoria.

CORO. Fíjalo y por tus oídos deja penetrar una palabra al fondo tranquilo de tu corazón. El pasado es así, el futuro, que tu cólera te lo enseñe. Conviene lanzarse al combate con un ímpetu indomable.

ORESTES. A ti te lo digo, padre: ven en auxilio de los tuyos.

ELECTRA. Y yo también te invoco, derramando lágrimas.

CORO. Y nosotros, con grito concorde, hacemos eco a tus llamadas: óyenos, regresa a la luz, sé nuestro aliado contra los

enemigos.

ORESTES. Ares luchará contra Ares, la justicia contra la justicia.

ELECTRA. ¡Oh dioses! Haced prevalecer la justicia.

CORO. Un temblor se desliza dentro de mí al oír estas súplicas. El destino aguarda hace tiempo, pero, si rogamos, puede venir. ¡Oh dolor de la raza, golpe de Ares, lúgubre y sangrante! ¡Oh lamentables, insoportables afanes! ¡Oh dolores que nunca se

calman! En la casa está el remedio para curar estas heridas; no de fuera, sino de ella misma, por medio de una cruel, sangrienta discordia. Este es el himno de los dioses subterráneos. Escuchando, dioses infernales, esta imprecación, enviad, clementes, a estos muchachos un socorro para la victoria.

(Orestes y Electra se arrodillan y golpean la tierra con sus manos.)

ORESTES. Padre, muerto de una manera indigna de un rey, yo te imploro, dame la soberanía de tu palacio.

ELECTRA. Y yo, padre, tengo necesidad de ti para escapar de es teduro trabajo e infligirle a su vez a Egisto.

ORESTES. Así se establecerán en tu honor los solemnes festines

debidos a los muertos, de lo contrario, permanecerás sin honor

en los suntuosos, brillantes, grasientos banquetes de esta tierra.

ELECTRA. Y yo, de mi intacta herencia te traeré mis libaciones

nupciales al salir de la casa paterna y honraré esta tumba.

ORESTES. ¡Oh tierra!, deja subir a mi padre para que presida el combate.

ELECTRA. ¡Oh Perséfone, otórganos una brillante victoria!

ORESTES. Recuerda el baño en donde fuiste arrebatado, padre.

ELECTRA. Recuerda la red que estrenaste.

ORESTES. En qué lazos innobles fuiste cazado, padre.

ELECTRA. En qué velos ignominiosamente urdidos.

ORESTES. ¿No despiertas a estos ultrajes, padre?

ELECTRA. ¿No alces tu queridísima cabeza?

ORESTES. Envía la justicia a combatir con los tuyos y déjanos usar las mismas tretas, si, vencido, quieres ser, a su vez vencedor.

ELECTRA. Y escucha, Padre, mi último clamor. Viendo tus polluelos acurrucados junto a tu tumba, compadécete de la hembra tanto como de la estirpe varonil y no dejes aniquilar esta semilla de los Pelópidas; pues incluso muerto, no estás sin vida.

ORESTES. Pues los hijos salvan el nombre del padre muerto, como los corchos que sostienen la red y salvan de la profundidad la malla de lino. Escucha, por ti son estos lamentos, tú mismo te salvas haciendo honor a mi plegaria.

(Orestes y Electra descienden del túmulo.)

CORIFEO. Larga pero irreprochable ha sido vuestra plegaria, honor tributado a una tumba no llorada. Y ahora, puesto que tu corazón ha resuelto actuar, deberías actuar ya probando el destino.

ORESTES. Así será; pero no es fuera de camino preguntar de dónde, por qué razón ha enviado estas libaciones, tratando de sanar demasiado tarde un mal incurable. ¡Miserable tributo para enviar a un muerto miserable! Yo no sabría calcular el valor de estas ofrendas, pero son inferiores a la culpa. Todas las libaciones podrías verte por una sola gota de sangre: sería trabajo inútil. Así se dice. Pero si lo sabes, cuéntame, te lo ruego, estas cosas.

CORIFEO. Lo sé, hijo, porque estaba presente. Sobresaltada por sueños y temores nocturnos, ha enviado estas libaciones la mujer impía.

ORESTES. ¿Y conocéis el sueño para explicarlo claramente?

CORIFEO. Creyó dar a luz una serpiente, según ella misma dice.

ORESTES. ¿Y cuál es la conclusión y el compendio de este relato?

CORIFEO. La ha envuelto en pañales, como a un niño.

ORESTES. ¿Qué alimento buscaba este monstruo recién nacido?

CORIFEO. Ella misma en sueños le ha ofrecido su pecho.

ORESTES. ¿Y cómo no fue herida por la horrible bestia?

CORIFEO. Sí, hasta sacar con la leche un coágulo de sangre.

ORESTES. Esta visión bien podría no ser vana.

CORIFEO. Ella se despierta y lanza, espantada, un grito.

Numerosas antorchas, cegadas por las tinieblas, surgen en el palacio a la voz de la dueña. Entonces envía estas libaciones fúnebres, esperando un remedio que corte sus males.

ORESTES. Mas yo ruego a esta tierra y a la tumba de mi padre que este sueño tenga para mí cumplimiento. Lo interpreto de tal forma que puede concordar en todo: si esta serpiente saliendo del mismo seno que yo, fue envuelta, como un niño, en pañales y abría su boca alrededor del pecho que me nutrió, y mezcló la dulce leche con un coágulo de sangre, mientras ella gimió de miedo por este hecho, entonces es necesario que, como alimentó al monstruo espantoso, así muera de manera violenta; y yo, transformado en serpiente, la mataré, como predice esta visión.

CORIFEO. Te escojo por adivino de este sueño. Así suceda. Y ahora instruye a tus amigos: a unos explica lo que han de hacer, a otros lo que han de evitar.

ORESTES. El plan es bien sencillo. Ésta que vaya dentro; a vosotros os exhorto que ocultéis estos proyectos míos, a fin de que aquellos que con engaño mataron a un hombre honorable, con engaño también sean cogidos en el mismo lazo y mueran de la manera que ha proclamado Loxias, el soberano Apolo, profeta hasta ahora verídico. Yo, semejante a un extranjero, con un bagaje completo, llegaré a las puertas del recinto con Pílades -yo como forastero, él como huésped antiguo de la casa-. Los dos emplearemos la lengua del Parnaso, imitando el acento del dialecto focense. Si ninguno de los porteros nos acoge con semblante alegre, porque la casa está poseída de males, esperaremos hasta que alguien al pasar delante del palacio conjeture y diga: «,Por qué Egisto si está en Argos y lo sabe, cierra la puerta al suplicante?» Pero si logro franquear el umbral de la puerta del recinto y lo encuentro en el trono de mi padre o viene a hablarme cara a cara y al alcance de mis ojos, sábelo bien, antes que diga: «,De qué país es el extranjero?», haré un cadáver, envolviéndolo con ágil bronce. Y la Erinis, saciándose de muerte, beberá una sangre pura en la tercera libación.

Ahora, pues, tú vigila bien lo que sucede en el palacio, para que todo ocurra según lo concertado. A vosotras os recomiendo tener una lengua discreta: callar cuando precise y hablar oportunamente. El resto ruego a mi padre que lo presida, dándome la victoria en los combates de la espada.

(Electra en el palacio. Orestes y Pílades se alejan por la puerta izquierda.)

CORO. Muchos, terribles azotes de terror nutre la tierra, y los senos del mar, monstruos enemigos de los hombres, entre cielo y tierra surgen brillantes meteoros, y todo ser que vuela o anda puede contar la furia proceloso de los huracanes.

Pero ¿quién será capaz de decir la audacia sin límites del espíritu del hombre, y las violentas pasiones, compañeras de desastres para los mortales, de las mujeres de insolente corazón? Las uniones matrimoniales son quebrantadas por el imprudente deseo que se apodera de las hembras, en las bestias y en los hombres.

Sépalo aquél que no tiene una mente olvidadiza, recordando el designio incendiario que concibió la miserable Testíada, matadora de su hijo, cuando lanzó a las llamas del rojo tizón, compañero dado a su hijo desde su primer vagido al salir del seno materno y que debía medir su paso a través de la vida hasta el día decretado por el destino.

Otra mujer hay de recuerdo abominable, la sanguinaria Escila, que en favor de los enemigos sacrificó a un ser querido y, seducida por los collares de oro cretenses, presente de Minos, arrancó -¡corazón de perra!- el cabello inmortal de Niso, mientras éste confiadamente dormía, y Hermes lo alcanzó.

Y ya que he recordado infortunios tan amargos, ¿no es hora de que el palacio maldiga la vil unión, la conspiración de un corazón de mujer contra el guerrero, contra un varón violento, terror de los enemigos? Yo admiro un hogar doméstico sin pasiones, un corazón de mujer sin audacia.

Mas, entre todos los crímenes el de Lemnos ocupa el primer lugar, según cuenta. El pueblo proclama la vileza del hecho y todo horror nuevo se compara a crimen aborrecido por la calamidad de Lemnos. Por este los dioses, la raza desaparece en el menosprecio de los hombres; nadie venera lo que es odioso a los dioses. ¿Cuál de estos ejemplos no aduzco con razón?

Pero ya la aguda espada está cerca del pecho y lo atraviesa en nombre de la justicia. Es de rigor contra los que, quebrantando todo derecho, han ultrajados pisoteado por tierra, la plena majestad de Zeus. La base de la justicia está firme y la Moira, forjadora de espadas, martillea ya el hierro. Al hijo que ha de vengar, por fin, la abominación de los antiguos homicidios, introduce en palacio la ilustre Erinis de profundos designios.

(Orestes y Pílades entran por la izquierda y se dirigen hacia palacio. Les siguen algunos siervos que llevan los equipajes.)

ORESTES. Esclavo, esclavo, escucha que llaman a la puerta del patio. ¿Quién hay dentro, en el palacio? Esclavo, esclavo, de nuevo llamo. Por tercera vez grito que alguien salga de la casa, si se practica la hospitalidad bajo el gobierno de Egi sto.

ESCLAVO. Sí, escucho. ¿De qué país es el extranjero? ¿De dónde procede?

ORESTES. Anuncia a los señores de la casa que por ellos vengo y traigo noticias; pero date prisa, que el carro tenebroso de la noche se acerca y es hora de que los viajeros echen el áncora en las moradas acogedoras de los huéspedes. Que salga alguien con autoridad de la casa, la dueña, o mejor un hombre, porque entonces en la conversación ningún pudor empaña las palabras: un hombre habla a otro con confianza y manifiesta sin reserva su objeto.

(La reina sale del palacio.)

CLITEMNESTRA. Extranjeros, decid si necesitáis algo, pues tenemos todo lo que se puede esperar de una casa como ésta: barros calientes, un lecho que es descanso de las fatigas y la presencia de unos ojos leales. Pero si habéis de tratar algo de mayor reflexión, esto es un asunto de hombres y lo consultaremos.

ORESTES. Soy extranjero, de Daulia, en la Fócide. Había iniciados ya mi viaje hacia Argos, cargado con el bagaje de mi propio negocio, cuando, sin conocernos, se me aproxima un hombre y después de haber averiguado mi viaje y manifestado el suyo, me dice Estrafio de Fócide -pues en la conversación conocí su nombre-: «Puesto que, en todo caso, extranjero, vas a Argos, acuérdate, sin falta, de decir a sus padres que Orestes está muerto; no lo olvides. Ya sea que prevalezca entre los suyos la opinión de llevarlo a su casa, o de enterrarlo, huésped para siempre, en la tierra donde habitaba, transmíteme de regreso sus órdenes. Ahora, los flancos de una urna de bronce guardan las cenizas de un hombre llorado como se debía.» Lo que oí te lo digo. Si por casualidad hablo con los parientes y allegados, lo ignoro; pero su madre debe saberlo.

CLITEMNESTRA. ¡Ay de mí! Lo que acabas de decir nos ha arruinado del todo. ¡Oh invencible maldición de este palacio! ¡Cómo todo lo vigilas aunque esté bien guardado lejos del camino, y con tus certeros dardos me despojas privándome de los míos, desgraciada! Y ahora, Orestes -que con tan buen consejo había sacado el pie del funesto lodazal-, ahora la única esperanza de una bella alegría, sanadora de esta mansión, la borra tan pronto surge.

ORESTES. Verdaderamente hubiera deseado , con buenas noticias, darme a conocer a unos huéspedes tan nobles y ser por ellos acogido. ¿Qué cosa hay más favorable que un huésped para sus huéspedes? Pero hubiera tenido en mi corazón por una impiedad no haber coronado esta obra para unos amigos, después del juramento realizado y recibimiento dispensado.

CLITEMNESTRA. No por ello obtendrás un trato menos digno ni serás menos que un amigo para esta casa: otro igualmente hubiera venido a anunciar estas cosas. Pero es hora de que unos extranjeros, al final de la jornada, obtengan los cuidados apropiados a un largo camino. (Dirigiéndose a un esclavo.) Llévalo a las habitaciones reservadas a los huéspedes con sus servidores y compañeros de viaje: y que allí encuentren lo que conviene a nuestro palacio. Te encargo hacer esto considerando que debes rendir cuentas. Nosotros iremos a comunicarlo todo al señor de la casa y, como no carecemos de amigos, decidiremos sobre este acontecimiento.

(Clitemnestra entra en palacio, Orestes y Pílades le siguen.)

CORO. Ea, leales servidoras del palacio, ¿cuándo enseñaremos la fuerza de nuestras bocas en defensa de Orestes? ¡Oh augusta tierra, augusto túmulo que estás puesto sobre el cuerpo del jefe de las naves, del rey, escúchanos, ayúdanos! Ahora es el momento en que la dolorosa Persuasión baje con ellos a la lid, que Hermes subterráneo y nocturno dirija los combates de la espada homicida.

(La nodriza sale del palacio.)

CORIFEO. Creo que el extranjero está preparando un mal golpe: Veo a la nodriza de Orestes deshecha en lágrimas. ¿Adónde vas, Cilicia, fuera del palacio? Tu pena es un compañero sin paga.

NODRIZA. Que los huéspedes llaman a Egisto -me mandan decir cuanto antes la dueña- para que más claramente de hombre a hombre venga a informarse de la reciente noticia. Delante de la servidumbre ha mostrado una actitud sombría, pero en el fondo de los ojos ocultaba una sonrisa, porque todo ha terminado bien para ella; pero, para esta casa todo es desventura por el mensaje que los extranjeros han anunciado de una manera inequívoca. Aquél, al escuchar esta noticia, alegrará su corazón cuando la sepa. ¡Ay desgraciada de mí! Los antiguos dolores intolerables acumulados sobre esta casa de Atreo, ¡cómo han afligido mi corazón en el pecho! pero todavía no había tenido que sufrir una pena como ésta: los Otros males, pacientemente, podía soportarlos. Mas ¡mi Orestes, el desvelo de mi vida, que recibí del seno de su madre, que yo crié... ! ¡y los gritos agudos que me hacían vagar toda la noche y las penas que soporté, todo lo habré sufrido inútilmente! Un niño que no tiene conocimiento se ha de criar como un animalito, ¿no es verdad?, según el criterio de la nodriza. Una criatura todavía en pañales no habla, tenga hambre, sed o ganas de orinar: su joven vientre se basta por sí mismo. Yo bien intentaba adivinar sus necesidades, pero muchas veces, en verdad, me mentía y había de lavar los pañales; entonces hacía a la vez de lavandera y nodriza. Yo, que tenía esta doble tarea, recibí a Orestes de su padre. Ahora, desgraciada, me entero de que está muerto. Voy a encontrar al hombre que es la ruina de esta casa; de buen grado se enterará de la noticia.

CORIFEO. Y bien, ¿cómo quiere la mujer que venga él preparado?

NODRIZA. ¿Cómo dices? Repítelo para que lo entienda mejor.

CORIFEO. ¿Con su guardia o solo?

NODRIZA. Quiere que traigan su escolta de lanceros.

CORIFEO. Mas tú no comunicas este encargo al amo odioso, sino dile con corazón alegre que venga solo, cuanto antes, para que escuche calmadamente un relato. Pues en el mensajero radica que triunfe un plan oculto.

NODRIZA. Pero ¿es que todavía estás alegre después de tales noticias?

CORIFEO. ¿Y si Zeus decide al fin cambiar esta tormenta de males?

NODRIZA. ¿Cómo? Orestes, la esperanza de la casa, está muerto.

CORIFEO. Aún no; un mal profeta podría pensar así.

NODRIZA. ¿Qué estás diciendo? Sabes algo aparte de lo que han dicho?

CORIFEO. Vete, date prisa, lleva el mensaje que te ha encargado: los dioses se preocupan de lo que es menester.

NODRIZA. Iré, pues, y obedeceré tus palabras. Que todo suceda !o mejor posible con ayuda de !os dioses. (La nodriza se retira por la derecha.)

CORO. Ahora yo te conjuro, Zeus, padre de !os dioses olímpicos, concédenos ver la felicidad magníficamente establecida en la casa, concédelo a las que se esfuerzan por e! buen orden. Todo !o que proclamo está de acuerdo con la justicia. Oh Zeus, tómala bajo tu protección.

¡Ay, ay! Pon a !os que nos son enemigos en la mano de! que está en la casa, ¡oh Zeus porque si !o engrandeces de buen grado te pagará una recompensa doble y triple.

Mira a! potro, huérfano de un héroe querido, uncido en su carro de penas. Regula su carrera y haz que se !e vea lanzado en la llanura manteniendo e! ritmo en sus esfuerzos para alcanzar la meta.

¡Ay, ay! Pon a !os que nos son enemigos en la mano de! que está en la casa, ¡oh Zeus! porque si !o engrandeces de buen grado te pagaré una recompensa doble y triple.

Vosotros que en e! interior de! palacio administráis un espléndido recinto de tesoros, escuchadme, dioses benignos. Lavad la sangre de las antiguas desgracias con una pronta justicia, que e! viejo crimen no engendre ya más en la casa.

Tú que habitas en la espléndida y bella morada, haz que la casa de un héroe levante la cabeza y contemple con sus leales ojos la brillante luz de la libertad después de este velo de tinieblas.

Que e! hijo de Maya !e ayude justamente. Porque nadie como é! puede hacer soplar un viento propicio cuando quiere. Muchas cosas ocultas revela en sus veredictos, pero cuando pronuncia una palabra oscura, extiende delante de !os ojos, tinieblas nocturnas que ni de día se disipan.

Tú que habitas en la espléndida y magnífica morada, haz que la casa de un héroe levante la cabeza y contemple con sus leales ojos la brillante luz de la libertad después de este velo de tinieblas.

Así por fin emitiremos un solemne canto por la liberación de la casa, canto mujeril, de soplo favorable, de tono penetrante, a cuyo conjuro proclamaremos: «¡Victoria! Para mí crece la ganancia cuando Ate está lejos de !os que amo.»

Y tú, lleno de coraje, cuando llegue tu parte en la obra, si ella grita: «¡Hijo!», tú a tu vez grítale tu palabra: «¡Padre!», y cumple la venganza irreprochable.

Llevando en tu pecho e! corazón audaz de Perseo actúa en favor de tus amigos, muertos y vivos. Estableciendo dentro de! palacio una Ate sangrienta, aniquila a! causante de! crimen.

Y tú, lleno de coraje, cuando llegue tu parte en la obra, si ella grita: «¡Hijo!», tú a tu vez grítale tu palabra: «¡Padre!», y cumple la venganza irreprochable.

(Llega Egisto por la derecha.)

EGISTO. Vengo, no sin ser !lamado, sino por un mensaje que he recibido. Una reciente noticia, de ninguna manera deseada, me entero que han traído unos forasteros que acaban de llegar: la muerte de Orestes. Soportar también esto sería un peso terrible para la casa, estando ya lacerada y mordida por una muerte anterior. ¿Cómo puedo asegurarme si esta noticia es verídica y visiblemente creíble? ¿O más bien es uno de esos rumores medrosos de mujeres que saltan por e! aire y mueren sin realizarse? ¿Qué puedes decirme que aclare mi mente?

CORIFEO. Nosotras hemos oído la noticia, pero tú entra e infórmate por !os extranjeros. No hay mensajero que valga cuando uno puede ir personalmente a! lugar a enterarse .

EGISTO. Sí, quiero ver e interrogar a! mensajero si estaba cerca cuando murió Orestes o si habla por un vago rumor que ha oído. No podrá engañar a un espíritu clarividente como e! mío.

(Entra en palacio.)

CORO. ¡Zeus, Zeus!¿Qué he de decir?¿Por dónde empezaré mi oración, mi invocación a !os dioses? ¿Cómo la terminaré diciendo palabras que igualen mi buen deseo?

Pues ahora las puntas de las espadas asesinas van a mancharse de sangre o para consumir para siempre la ruina de la casa de Agamenón o, encendiendo fuego y luz de libertad, Orestes conquistará el trono legítimo y la gran riqueza de sus antepasados. Tal es la lucha que, atleta de reserva, solo contra dos el divino Orestes va a emprender. ¡Sea para él el triunfo!

(Se oyen gritos que proceden del palacio.)

EGISTO. ¡Ay, ay, ay!

CORIFEO. ¡Eh, eh!, ¿Qué sucede? ¿Qué se ha consumado en el palacio?

Alejémonos mientras se acaba la empresa, a fin de que no parezca que somos los culpables de estos males. Porque el resultado del combate está decidido.

(El coro se aleja a un rincón. De la puerta central de palacio sale un esclavo y se dirige velozmente hacia la habitación de las mujeres.)

ESCLAVO. ¡Pobre de mí! Sí, ¡pobre de mí!, mi dueño está muerto. ¡Ay de mí! De nuevo por tercera vez grito: Egisto ya no existe. Ea, abrid rápidamente, quitad los cerrojos de las puertas del gineceo. Un joven vigoroso se necesita pero no para socorrer al muerto. ¿Para qué, pues?

(Golpea la puerta del gineceo.)

¡Eh, eh! Grito a sordos y en vano vocifero, a gentes que duermen sin cuitas. ¿Dónde está Clitemnestra? ¿Qué hace? Me parece que su cuello está ya sobre el filo de la navaja y que caerá por tierra herido por la justicia.

(Clitemnestra sale del palacio.)

CLITEMNESTRA. ¿Qué sucede? ¿Qué son estos gritos que das en la casa?

ESCLAVO. Digo que los muertos matan a los vivos.

CLITEMNESTRA. ¡Pobre de mí! Entiendo el sentido del enigma.

Por la astucia moriremos tal como matamos. Que alguien me entregue un hacha asesina rápidamente. Sepamos si somos ganadores o derrotados, puesto que he llegado a esta decisión.

(Se va hacia palacio. Se abre la puerta central y aparece Orestes con la espada ensangrentada. Junto a él Pílades. Al fondo se ve el cadáver de Egisto.)

ORESTES. Precisamente a ti te busco; él ya tiene su parte y le basta.

CLITEMNESTRA. ¡Ay de mí! ¡Estás muerto, querido Egisto!

ORESTES. ¿A ese hombre amas? Pues bien, yacerás en la misma tumba; ni siquiera muerto le traicionarás.

CLITEMNESTRA. Detente, hijo mío. Respeta, criatura, este pecho sobre el que tantas veces, adormecido, chupabas con tus labios la leche nutricia.

ORESTES. Pílades, ¿qué haré? ¿He de temer matar a una madre?

PILADES. ¿Qué será ahora de los oráculos de Loxias dados en Delfos y de los leales juramentos? Considera que vale más ser enemigo de todos que de los dioses.

ORESTES. Reconozco que has vencido y me aconsejas bien. (AClitemnestra.) Sígueme, quiero degollarte cerca de ese hombre.

Cuando vivía lo juzgaste mejor que mi padre; duerme con él una vez muerta, puesto que le amas y odias al que debías amar.

CLITEMNESTRA. Yo te crié y quiero envejecer contigo.

ORESTES. ¿Asesina de un padre, vivirías conmigo?

CLITEMNESTRA. El Destino, hijo, ha tenido su parte de culpa.

ORESTES. Entonces también el Destino ha preparado la muerte.

CLITEMNESTRA. ¿No temes las maldiciones de una madre, hijo?

ORESTES. Que me dio a luz para lanzarme al infortunio.

CLITEMNESTRA. No, ya que te envié a una casa hospitalaria.

ORESTES. He sido vergonzosamente vendido, yo, hijo de un padre libre.

CLITEMNESTRA. ¿Dónde está el precio que por ello he recibido?

ORESTES. Me avergüenzo de reprochártelo claramente.

CLITEMNESTRA. No, dilo todo, pero también las locuras de tu padre.

ORESTES. No acuses al que pasa fatiga mientras tú estás sentada en casa.

CLITEMNESTRA. Es triste para una mujer estar alejada del marido, hijo.

ORESTES. Sí, pero el trabajo del marido las mantiene reposadas en casa.

CLITEMNESTRA. Pareces decidido, hijo, a matar a tu madre.

ORESTES. Tú, no yo, te matarás a ti misma.

CLITEMNESTRA. Mira, guárdate de las perras vengadoras de una madre.

ORESTES. ¿Y cómo huiré de las de mi padre si renuncio a ello?

CLITEMNESTRA. Me da la impresión de que viva dirijo vanamente mis plegarias a una tumba.

ORESTES. La suerte de mi padre determina esta muerte para ti.

CLITEMNESTRA. ¡Pobre de mí!, engendré y nutrí esta serpiente.

ORESTES. ¡Ah, qué profeta tan verídico el terror que te inspiraban tus sueños! Mataste a quien no debías, sufre ahora lo que no debía ser.

(Orestes, seguido de Pílades, arrastra a su madre dentro del palacio. La puerta se cierra. El coro vuelve a la orquesta.)

CORIFEO. También de éstos lloro su triste destino. Ya que el valiente Orestes ha coronado tantas empresas de sangre, lo preferimos así: que el ojo de la casa se haya abierto para siempre.

CORO. Llegó la justicia a los Priámidas, con el tiempo: un castigo abrumador. Ha llegado también al palacio de Agamenón un doble león, un doble Ares. Ha ido hasta el fin el desterrado anunciado por Pitón, estimulado por los sabios consejos de un dios.

Emitid, oh, un grito de júbilo. La casa de los señores está libre de los males y de la disipación de la riqueza a manos de la pareja denigrante, hado de mortal camino.

Ha venido aquel a quien, en lucha secreta, incumbe castigar el crimen por la astucia. En la batalla ha tocado el brazo de Orestes la verdadera hija de Zeus -la que los mortales, acertando el nombre, llamamos Justicia-, respirando sobre sus enemigos una funesta ira.

Emitid, oh, un grito de júbilo. La casa de los señores está libre de los males y de la disipación de la riqueza a manos de la pareja denigrante, hado de mortal camino.

El oráculo proclamado por Loxias desde el gran templo del Parnaso ataca con una astucia sin perfidia el crimen inveterado. La voluntad divina triunfa siempre negando socorro a los malvados. Es justo venerar el poder del cielo.

La luz, ahora, puede verse: la casa se liberó del freno opresor. ¡Levántate, pues, palacio! Demasiado, demasiado tiempo estuviste siempre caído en el polvo.

Pronto el tiempo que todo lo cumple atravesará el vestíbulo de este palacio cuando del hogar toda mancha habrá sido quitada por los ritos purificadores que ahuyentan la calamidad. Los extranjeros que residen en la casa caerán a su vez.

La luz, ahora, puede verse: la casa se liberó del freno opresor. ¡Levántate, pues, palacio! Mucho, mucho tiempo estuviste siempre caído en el polvo.

(Se abre la puerta central de palacio y se ven los dos cadáveres de Clitemnestra y Egisto. Frente a ellos está Orestes. Unos siervos traen el peplo en que murió Agamenón. Va llegando gente de Argos.)

ORESTES. ¡Ved la doble tiranía del país, los asesinos de mi padre, los devastadores de este palacio! Augustos, estaban poco ha sentados en sus tronos; ahora todavía son amantes -como se puede juzgar por su muerte- y permanecen fieles a su juramento. Juntos juraron dar muerte a mi desgraciado padre, y morir juntos: también esta promesa se ha realizado. Mirad, ahora, los que sois testigos de estos nlales, el ardid, la cadena de ni infortunado padre, las esposas de las manos, los grilletes de los pies. (A los siervos que sostienen el peplo.) Desplegad, mostrad de cerca a todos el velo que cubre al héroe para que el padre, no el mío, sino aquél que todo lo vigila, el Sol, vea las obras impías de mi madre, y un día sea testigo justamente de que conseguí la venganza hasta la muerte de mi

madre. Porque aquí no hablo de la muerte de Egisto: ha tenido, de acuerdo con la ley, el castigo del adúltero. Pero ella, que meditó aquel crimen contra un hombre cuyos hijos había llevado debajo de la cintura -peso de amor un tiempo, pero ahora bien se ve, de odio mortal-, ¿qué te parece?, serpiente marina o víbora, que envenenas todo lo que toca, sin morderlo, con sólo su audacia y su perfidia maternal. Y este velo, ¿cómo acertaré llamarlo, aun con lengua benévola? ¿Trampa de fieras o sudario que cubre al muerto hasta los pies? No, más bien una red, un lazo dirías, peplo que traba los pies: lo que quisiera un ladrón para engañar a sus huéspedes y vivir del robo del dinero; y con esta astucia mataría a muchos y alegraría enormemente su corazón. ¡Que jamás una esposa como ella habite en mi casa! ¡Antes los dioses me hagan morir sin hijos!

CORIFEO. ¡Ay, ay!, miserables acciones. Tú has sucumbido a una muerte espantosa. ¡Ay, ay! Con el tiempo también el castigo florece.

ORESTES. ¿Lo hizo ella o no lo hizo? Tengo por testimonio este velo, teñido por la espada de Egisto; la mancha de sangre ayuda con el tiempo a destruir los múltiples colores del bordado. Ahora, ya me alabo a mí mismo, lamento ante vosotras, y al invocar a este tejido asesino de mi padre, me aflijo por la acción, por el castigo y por toda la raza; de esta victoria guardo una abominable impureza.

CORIFEO. Nadie entre los mortales pasará, sin castigo , una existencia del todo exenta de males. ¡Ay, ay! Una tribulación llega hoy, otra mañana.

ORESTES. Pero para que lo sepáis: yo no sé adónde lleva esto; soy como un auriga llevado por los caballos fuera del camino. Vencido, me arrastra mi espíritu indomable. Próximo al corazón el temor está pronto al canto y en ruidosa danza el corazón palpita. Mientras todavía estoy cuerdo, grito a mis amigos, sí, afirmo que no sin justicia he muerto a mi madre, manchada

con el asesinato de mi padre, abominación de los dioses. Y el que me destiló en el corazón el filtro de esta audacia fue el profeta de Pitón, Loxias el cual me aseguró que si hacía lo que he hecho estaría exento de culpa, pero si lo descuidaba... no diré el castigo: no hay arco que alcance la medida de estos padecimientos. Y ahora, miradme cómo, provisto con este ramo y esta corona, me dirijo al santuario del centro de la tierra, al lugar de Loxias, donde luce una luz indestructible, para huir de esta sangre común; a ningún otro lugar me ordenó Loxias que me dirigiera. Y ruego a los argivos que recuerden siempre cómo han surgido estos males y sean mis testigos cuando Menelao regrese. Yo, errante, desterrado de esta tierra, vivo y muerto dejaré este renombre.

CORIFEO. Tú has actuado bien; no unzas tu boca a un lenguaje amargo ni te maldigas, después que has liberado a toda la ciudad de Argos, cortando felizmente la cabeza a dos serpientes.

(Orestes se dispone a marchar, pero retrocede asustado.)

ORESTES. ¡Ah, ah! ¡Qué mujeres son éstas, como Gorgonas, vestidas de negro, enlazadas de innumerables serpientes! No, no puedo quedarme más aquí.

CORIFEO. ¿Qué fantasías, ¡oh hombre que más ha amado a un padre!, te agitan? Serénate, no temas, un vencedor como tú.

ORESTES. No, no son fantasías que me atormentan. Sé bien que son las perras irritadas de una madre.

CORIFEO. Tienes todavía sangre fresca en las manos: de ahí viene la turbación que asalta tu mente.

ORESTES. Soberano Apolo, mira cómo pululan. De sus ojos destilan una sangre repugnante.

CORIFEO. Tienes un único medio de purificarse: toca a Loxias y te liberará de estos tormentos.

ORESTES. Vosotras no las veis, pero yo sí; me persiguen, no puedo quedarme aquí.

(Orestes sale.)

CORIFEO. Buena suerte, pues, y que un dios, mirándote con ojos propicios, te guarde para días mejores.

CORO. Ésta fue para las mansiones reales la tercera tempestad que con aire violento se ha cumplido .

Primero comenzó por unos hijos devorados, penas y tormentos de Tiestes. Después alcanzó el destino a un héroe regio: asesinado en el baño murió el caudillo de los arquos. Ahora por tercera vez vino -¿qué diré?-. ¿Un salvador, la muerte? ¿Adónde irá, dónde acabará , aplacado, el furor de Ate?


© Esquilo.org

Plutarco

HISTORIA DEL PENSAMIENTO
HISTORIA DE LA PINTURA LOS ENEMIGOS DEL COMERCIO

PLUTARCO - POLIBIO - HERÁCLITO - EUCLIDES - OVIDIO

© Copyfreedom 2017 Esquilo.org